Despliega el menú
Deportes

Aragón

Arranca la temporada de caza menor en Aragón

Cada año se capturan en Aragón cerca de 50.000 ejemplares de caza mayor y más de 1,2 millones de piezas de caza menor.

Imagen de archivo de un cazador en Huesca
La temporada de caza menor comienza con mejores perspectivas que otros años
PATRICIA PUERTOLAS

Más de 30.000 aragoneses llevan meses con este domingo marcado en el calendario. Este 13 de octubre arranca la temporada de caza menor en Aragón y serán muchos los cazadores que se echen al monte para disfrutar de la primera jornada cinegética de la veda general 2013/2014. Según fuentes de la Federación Aragonesa de Caza, este año parece que habrá más piezas que en años anteriores y esperan que este 2013 traiga, por fin, una buena temporada.

La perdiz, en general, ha criado bastante bien este año pero en algunas zonas están muy retrasadas. El frío hizo que entraran en celo más tarde y retrasó la segunda puesta, que sacaron entre julio y agosto y aún están creciendo”, explica Antonio Gómez, delegado de la Federación Aragonesa de Caza por Teruel. Gómez resalta que conejos y liebres también han criado mejor que en temporadas pasadas. 

“La caza menor ha estado varios años a la baja, pero parece que este año los conteos que hemos realizado arrojan más piezas, aunque hasta que no lo comprobemos sobre el terreno una vez empezada la temporada no lo sabremos a ciencia cierta”, agrega Gómez.

Según señala en un comunicado la Asociación de Agentes para la Protección de la Naturaleza en Aragón (AAPNA), cada año se capturan en Aragón cerca de 50.000 ejemplares de caza mayor y más de 1,2 millones de piezas de caza menor.

Esta asociación de APNs recuerda a los cazadores que esta temporada llega con novedades. La necesidad de un permiso para transportar piezas o parte de las mismas fuera de un coto, la autorización para abandonar en el monte restos de animales para que se alimenten las especies necrófagas o la posibilidad de cazar el ciervo y la cabra montés en cotos de caza menor cuando causen daños a la agricultura son algunos de los cambios introducidos en la normativa.

Una afición que se mantiene pese a la crisis

En unos tiempos en los que todas las aficiones se resienten por la delicada situación económica de las familias, la actividad cinegética no iba a ser menos. Las armerías aragonesas han registrado una pérdida importante de negocio desde 2007, pero fuentes del sector aseguran que la demanda, teniendo en cuenta la situación actual, puede considerarse positiva.

“El bajón de las ventas comenzó en zonas como Madrid entre 2008 y 2009, aquí no llegó hasta 2011”, explica Mari Ángeles, responsable de la armería zaragozana Liso, situada en Conde de Aranda. “El año pasado sí fue peor que otros, pero esta temporada las ventas han estado muy animadas desde la media veda (que se abrió el 15 de agosto). El ambiente ha mejorado mucho”, agrega.

“En el mes de septiembre el mercado siempre se mueve bastante”, explica Héctor Herrera, comercial de la Armería Torres, en Zaragoza, que coincide en señalar que el mercado “se ha resentido mucho desde 2007”. “Hemos pasado de vender 600 rifles a 250”, indica Herrera, “pero lo que más ha bajado ha sido la venta de escopetas. Ahora se apaña mucho entre particulares”, agrega.

La crisis ha cambiado el perfil del cliente y de las empresas. “Los cazadores ahora miran mucho los precios. Buscan y comparan. Eso ha hecho que las marcas punteras hayan sacado gamas más bajas con precios más asequibles”, explican desde la armería Liso. Internet también ha irrumpido en este sector. Las tiendas 'online' han restado muchos clientes porque bajan mucho los márgenes.

Estos armeros señalan que el gasto medio por temporada varía mucho: hay cazadores que gastan 700 euros por temporada y otros más de 2.000. “La caza no es una afición más cara que el esquí o el ciclismo. Con un arma y una caja de balas puedes pasar toda la temporada. Además, cuando se compra un arma es para toda la vida”, opina la responsable de la armería Liso.

La temporada que comienza este domingo se alargará hasta el tercer domingo de enero

Etiquetas