Comunicación
Suscríbete por 1€

El silencio se impone ante la investigación policial a 'Sálvame'

Hay pocas reacciones por parte de las 'celebrities, pero la Fiscalía ya estaba tras la pista desde 2014 por una denuncia del yerno de Rosa Benito.

Recreación de la autopsia del exmarido de Raquel Sánchez Silva en el plató de 'Salvame'
Recreación de la autopsia del exmarido de Raquel Sánchez Silva en el plató de 'Salvame'
Vocento

La conocida como 'Operación Deluxe' ha puesto sobre la mesa una supuesta trama de espionaje a personajes del corazón, encabezada por los directores del programa 'Sálvame', con la colaboración del paparazi Gustavo González y de un policía amigo suyo. Un auténtico terremoto que, sin embargo, está teniendo pocas reacciones. Por el momento, ninguno de los implicados se pronuncia más allá del comunicado emitido por La Fábrica de la Tele (productora del espacio) en el que se desligan de cualquier tipo de actuación delictiva.

Se habla de que el espionaje habría afectado a más de un centenar de personas (una veintena, según la productora), incluidos los propios colaboradores. Sin embargo, son muy pocos los nombres propios que han trascendido. Apenas Omar Montes, Rosa Benito o Belén Esteban. Pero echando la vista atrás ha habido otros sonados casos que añadirían perjudicados a la lista, como Andrés Fernández, marido de Chayo Mohedano, y el empresario José María Gil Silgado.

El caso de Andrés Fernández data de 2014, cuando el programa de las tardes de Telecinco publicó la foto de la ficha policial del yerno de Rosa Benito, colaboradora habitual del espacio. Después de meses siendo el foco de atención por su separación de Amador Mohedano y acaparando horas de televisión por sus enfrentamientos con el hermano de Rocío Jurado, la exhibición de esta imagen fue el punto de inflexión para el final de la relación entre la familia y La Fábrica de la Tele. En aquel momento, también supuso la salida de Chayo Mohedano y de Amador de otros programas de Mediaset.

En este procedimiento la Fiscalía de Madrid ya se personó contra cinco de los directores por revelación de secretos: David Valldeperas, Raúl Prieto (ahora en 'Viva la vida'), Pilar Cerisuelo, Sandra Fernández y Jesús Ángel Acha. Se trata de un proceso independiente al que ahora ha saltado a los medios de comunicación, pero en el que parece seguirse el mismo 'modus operandi', mediante la supuesta obtención ilícita de un documento no público.

La familia también se ha visto afectada por la 'Operación Deluxe'. Y es que Rosa Benito desvelaba a través de su cuenta de Twitter el pasado febrero que la policía anticorrupción había acudido a su casa aunque ella no estaba, por lo que facilitó sus datos de contacto para ir a declarar cuando fuera requerida. Y así ha sucedido. La colaboradora de 'Ya es mediodía' publicaba en sus redes sociales el 1 de marzo que había ido «a ver qué tienen mío». «La verdad que me he quedado descolocada de tanto que me han enseñado, he visto y he oído (mío poco)», precisaba. «¿De verdad con todo lo que hay pueden dormir tranquilos? Mi madre decía, no te alegres del mal de nadie... Pero de esta investigación sí me alegro. Sé que falta mucho, pero en la vida todo llega», añadía.

El germen de la ¡Operación Deluxe' está en otra exclusiva del programa 'Sálvame' de abril de 2018, cuando sus cámaras captaron la detención del empresario José María Gil Silgado, que estaba pendiente de una orden de busca y captura. Una orden que ni siquiera conocía el interesado y de la que era informado por Gustavo González. El paparazi hacía gala de su exclusiva en directo lo que puso en guardia a la policía que ya había detectado la presunta consulta ilícita de documentos que tenían que ver con famosos para los que hace falta una justificación expresa.

Ese mismo año, en octubre, era detenido el periodista en el marco de la operación que ahora también apunta a los directores del programa y a la propia productora fundada por Adrián Madrid y Óscar Cornejo. Entonces, su compañera de trabajo desde sus tiempos de Antena 3, María Patiño, puntualizaba en unas declaraciones que «una cosa es tener fuentes y otra, revelación de secretos».

Con los nuevos datos de la investigación, las sospechas se extienden. Gustavo González fue el fotógrafo que acudió al cuartel de la Guardia Civil después de que Antonio David y Rocío Flores denunciaran a Rocío Carrasco tras el grave altercado que terminó definitivamente con la relación entre madre e hija. La hija de Pedro Carrasco siempre ha mantenido que debió ser el padre quien llamó al paparazzi convencido de que ella saldría detenida del cuartel, extremo que Antonio David siempre ha negado. El último giro de los acontecimientos supone un balón de oxígeno para el malagueño que fue despedido hace un año del programa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión