Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

CURIOSIDADES DE LA BOTÁNICA

¿Qué plantas comían los dinosaurios?

Siempre la gran duda: si las coníferas resultan menos nutritivas que las plantas de hoja ancha que comen hoy en día los herbívoros... ¿cómo había plantas suficientes para estos enormes animales?

ara
Paisaje de coníferas
Heraldo

Hace más de 150 millones de años, la Tierra era un lugar muy diferente al actual. No solo estaba poblada por gigantescos dinosaurios, sino que las plantas que componían los enormes bosques eran muy diferentes a las actuales. Todavía no habían aparecido las angiospermas, plantas con flores, y las gimnospermas eran las plantas dominantes. Sobre todo, las coníferas, con parientes lejanos de los abetos y pinos actuales. Hasta ahora, los científicos no habían logrado resolver una importante duda: si las coníferas resultan menos nutritivas que las plantas de hoja ancha que comen hoy en día los herbívoros, ¿cómo había plantas suficientes para estos enormes animales?

Según publica la revista británica Kew (número 61, pág. 13), estudios de biólogos alemanes y suizos han llegado a la conclusión de que algunas de las plantas típicas del Jurásico aportaban grandes cantidades de energía gracias a las bacterias que habitaban los estómagos de los dinosaurios. Para realizar el estudio, fabricaron un estómago artificial que poblaron de bacterias gástricas de oveja, para imitar la "cámara de fermentación" que tienen los herbívoros. Cuando se introdujeron en ese estómago ramas de conífera y de otros supervivientes prehistóricos como los gingkos, se comprobó que la cantidad de energía liberada era igual o mayor que la de plantas de hoja ancha típicas de la era actual. Así pues, se pudo deducir que los dinosaurios no tenían que tomar grandes cantidades de comida para alimentarse.

Energía con unas pocas ramas

La mayor sorpresa durante el experimento se produjo cuando se introdujeron ramas de araucaria (en la imagen) en el estómago. Esta conífera, que durante el Jurásico era uno de los árboles más populares y creaba grandes bosques, aportó tal cantidad de energía que se piensa que con las ramas más tiernas de la copa un dinosaurio podría obtener la energía suficiente para todo el día. También resultó llamativo el buen resultado de otra hierba muy popular en la época, la cola de caballo o equisetum, que todavía crece en la Tierra hoy en día. La cola de caballo aportaba mucha más energía que las hierbas actuales, aunque hoy en día no está incluida en ninguna dieta animal por la dificultad de comer sus ramas, llenas de durísimos granos de silicato capaces de romper los dientes. Los dinosaurios, al comerse la planta entera sin masticar, podrían disfrutar de sus beneficios sin correr peligro.

Etiquetas
Comentarios