Ocio y Cultura

Paleoartistas: creadores de un mundo perdido

En Dinópolis o desde el grupo Aragosaurus de la Universidad de Zaragoza, artistas ilustran animales extinguidos hace cientos de millones de años. Es la magia del paleoarte

Gomphoterium. Una ilustración de Rosa Alonso
ROSA ALONSO

Solo existe un pequeño fósil, la parte del morro de una nueva especie de Pterosaurio. Y de él, el paleoartista valenciano Hugo Salais tiene como encargo realizar un dibujo completo para Aragosaurus, el Grupo de Investigación de vertebrados del Mesozoico y el Cuaternario de la Universidad de Zaragoza. "La paleoilustración es siempre una hipótesis de un mundo perdido, una imagen que se realiza con rigor científico y en la que nada se deja a la casualidad, pero que es hija de su tiempo, porque puede surgir un nuevo descubrimiento que eche por tierra nuestras teorías", explica Salais. Tiene 31 años y es biólogo, doctorado en neurociencias, aunque un apasionado de los dinosaurios desde los tiempos de ‘Parque Jurásico’, "que fue el inicio del paleoarte, un antes y un después".

Si de un simple fósil se puede ilustrar ese mundo perdido es gracias a la suma de esfuerzos de expertos paleontólogos durante décadas. En el caso del fósil de Pterosaurio encontrado por el equipo de Aragosaurus, esa pieza permite catalogar el ejemplar dentro de un grupo de especies con características ya conocidas. Para saber su tamaño, y a través de la morfometría, se toman medidas y se estima cuánto mediría la cabeza y, a su vez, cuál sería la envergadura del resto del cuerpo.

Unos datos que el paleontólogo zaragoza José Ignacio Canudo ha aportado a Hugo Salais. "Nada se inventa, aunque existen hipótesis o ‘convenciones’ que todavía no han podido refutarse. Sería el caso del color, por ejemplo. Nadie sabe de qué color serían los dinosaurios o reptiles de hace cientos de millones de años. El paleoartista mira entonces a su alrededor, a aquellos animales que hoy en día viven y se comportan en espacios semejantes. Si es un ave marina y costera, los albatros tienen un color blanco en su parte inferior, para que los peces en el agua no vean una sombra. En biología nada es casual y hace millones de años, tampoco".

La zaragozana Rosa Alonso es ilustradora y reconoce que no sabía de dinosaurios hasta que empezó a trabajar en la empresa aragonesa Paleoymás, dedicada a la gestión y difusión del patrimonio paleontológico. "He sido autodidacta y aprendiendo gracias a las indicaciones de los expertos. El paleoarte tiene esa gran dificultad de llenar lagunas, de imaginar aspectos y hacerlo con rigor. Y exige una gran observación. Sinceramente, soy ya incapaz de ver una gallina sin tomar datos mentales sobre cómo se movería un dinosaurio". Alonso ilustró para Aragosaurus el pasado año uno de sus grandes descubrimientos, el sirenio, una especie de mamífero marino que vivió hace 42 millones de años y que se publicó en ‘National Geographic’.

Máximo realismo

La Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel Dinópolis cuenta también con restauradores y escultores para la recreación de sus fósiles. Desde 2015, además, ha incluido en el parque temático turolense el espacio Tierra Magna, al aire libre y con esculturas a tamaño natural de esos grandes saurios. "Hemos creado ya enormes ejemplares, como el Tastavinsaurus, de 14 metros de largo por seis de alto y que lucha en una escena con el Barionyx, de 10 metros de largo. O del Torvosaurus, de 12 metros. Un conjunto de cientos de kilos", describe el montisonense Daniel Ayala, restaurador y escultor, formado en la Escuela de Restauración de Huesca.

El reto de Ayala es crear esculturas con el mayor realismo posible. Primero diseña la escena en colaboración con el equipo de paleontólogos de Dinópolis. Después, hace un dibujo, que pasa a maqueta. "Y solo con el aprobado del equipo científico empezamos a esculpir. Hacemos una estructura de hierro que sirva de soporte y después esculpimos en bloques de poliestireno expandido". Se cuida hasta el mínimo detalle, ya sea para los grandes dientes, el brillo de los ojos o las escamas. "Y te sientes, de verdad, en ese mundo perdido".

Etiquetas
Comentarios