Despliega el menú
Fiestas del Pilar

toros

Mariano de la Viña, toda una vida con Ponce

El albaceteño es el peón de confianza de Enrique Ponce, quien lo define como un banderillero "poderoso" y con un "particular y bonito estilo" con los palos.

Ponce y De la Viña, antes del paseíllo.
Ponce y De la Viña, antes del paseíllo.
Raquel Labodía

El albaceteño Mariano de la Viña, corneado gravemente este domingo en la plaza de toros de Zaragoza, es el peón de confianza de Enrique Ponce. Llevan juntos toda una vida. Concretamente, dos décadas, pues unieron sus caminos a mediados de los 90 y tan solo se separaron durante un corto periodo a comienzos de la presente década. 

El propio Ponce define a De la Viña como un banderillero “muy poderoso”, que con el capote domina al toro difícil y mima al suave. Además, el de Chiva siempre se ha mostrado un enamorado de la forma de parear de su compañero manchego. “Tiene un estilo personal y bonito. Hemos convivido muchos años y tenerlo a mi lado es una garantía de que las cosas se van a hacer bien”, valora el jefe de filas en su página web. 

De la Viña, quien el pasado 12 de octubre cumplió 51 años, se crió entre ambiente taurino, dado que su padre (Mariano de Mingo Molina) también fue banderillero -a las órdenes de matadores tan relevantes como Ortega Cano o Dámaso González-, así como profesor de la Escuela Taurina de Albacete. 

En 1986, Mariano de la Viña alcanzó su objetivo de convertirse en profesional, y desde entonces ha sido un hombre muy respetado en el sector. Siempre ha destacado por su buen sentido de la lidia y por ser aseado con los palos.

Etiquetas
Comentarios