Despliega el menú
Fiestas del Pilar

Fiestas del Pilar 2013

Chimo Bayo pulsa el botón de la fiesta en Interpeñas

El recinto de Valdespartera recibió las Fiestas del Pilar con un espectáculo que juntó a los nostálgicos de los 90 y a todo aquel dispuesto a pasar un buen rato.

Ya están aquí lasFiestas del Pilar, y como es habitual en las carpas de Interpeñas -este año en Valdespartera-, se han recibido con un concierto sin más pretensión que pasar un buen rato para ir acostumbrando el cuerpo a la fiesta.Chimo Bayo, Locomía y Paco Pilsolo eran un pretexto para los miles de peñistas que bautizaron su nuevo recinto a base de risas, cánticos, y charlas sobre como se desarrollarán las fiestas en esta ocasión.

En el ambiente se notaba el cambio del recinto de este año. Los peñistas dejaban el parking norte de la Expo después de cinco años, pero demostraron nada más comenzar la música que en el fondo, lo que les importaba era que de una vez llegara el 4 de octubre.

Reencuentros aparte, sí que había cierta expectación por ver la apuesta 'retro-friki' que planteaba el cartel. Las hombreras de Locomía, y las luces y el 'bakalao' de Chimo Bayo no invitaban a pensar que aquello fuera a ser un espectáculo glorioso, pero sí una buena excusa para empezar a calentar de cara al pregón del viernes.

"Esta sí, esta no..."

La música de Chimo Bayo no habrá ganado ningún premio, pero sí que tiene la cualidad para enganchar a cualquiera, consiguiendo arrancar los motores de todos los peñistas concentrados en esta primera noche 'prepilares'. Canciones como 'Así me gusta a mí' encendieron al público, que respondía ante los archiconocidos ritmos de los años noventa, actualizados con remezclas y melodías más reconocibles para los más jóvenes.

Antes, la apuesta de Locomía sorprendió a los asistentes. El renovado cuarteto encandiló al público a base de coreografías, ritmos muy pegadizos y una interacción constante con el público, ansioso ya de ambiente de fiesta.

Con el paso del tiempo, y la llegada a la carpa central de Paco Pil y, posteriormente, la verbena, muchos de los asistentes se retiraron. La primera noche de guerra tocaba a su fin, y con 12 días aún por delante y el pregón a la vuelta de la esquina, había que reservarse. 

Volver al suplemento de Fiestas del Pilar 2013

Etiquetas