Zaragoza
Suscríbete

tribunales

Siguen las estafas en internet, paga 4.000 euros creyendo que le iban a conceder un crédito de 20.000

Los estafadores convencieron a la víctima de que para obtener el préstamo tenía que realizar una serie de transferencias previas a diferentes cuentas bancarias.

Juicio por estafa en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Juicio por estafa en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

No es ni el primero, ni mucho menos el último. La Audiencia Provincial de Zaragoza albergó este lunes un nuevo juicio de estafa a través de internet y las redes sociales, una modalidad de delito al alza en el que en muchas ocasiones las personas citadas como acusadas se les pueden considerar también víctimas. En esta ocasión, la denunciante era una mujer que queriendo obtener un crédito de 20.000 euros, acabó pagando a través de diferentes ingresos en varias cuentas 4.000 euros.

Los estafadores contactaron con ella mediante un anuncio en un mensaje de Whatsapp. Supuestamente, el banco francés BNP Paribas le ofrecía un préstamo personal de 20.000 euros que aceptó. Poco después, comenzaron a pedirle ciertas cantidades de dinero para sufragar diferentes trámites que se le aseguraban eran necesarios. Estos pagos se debían realizar mediante transferencias en diferentes cuentas y a nombre de distintas personas. Para disipar cualquier duda que la víctima pudiese tener, se le giraron documentos que simulaban ser contratos y pólizas.

Aunque los acusados son cinco, este lunes solo se pudo juzgar a tres. La Fiscalía solicitaba para cada uno un año de prisión por el delito de estafa y una indemnización solidaria en concepto de responsabilidad civil de 4.000 euros. Al inicio de la sesión, uno de ellos alcanzó una conformidad por un delito leve de estafa que le evita la condena a cárcel y limita su responsabilidad civil a 359 euros, el dinero que se ingresó en su cuenta. Los otros dos fueron finalmente absueltos.

Según se alegó, ninguno de los dos, defendidos por el abogado Iván Sanz, eran conocedores de las cuentas a sus nombres en las que la denunciante realizó los ingresos. Al parecer ellos, que declararon telemáticamente al residir en Galicia, también habrían sido víctimas de los estafadores. Creyendo anuncios que recibieron en sus teléfonos móviles, facilitaron los datos con los que posteriormente se abrieron las cartillas bancarias.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión