Zaragoza
Suscríbete por 1€

debate del estado de la ciudad

Azcón suma al PSOE a la modificación del PGOU para la nueva Romareda

Los socialistas, Podemos y Vox admiten la operación de momento, pero avisan de que no habrá "un cheque en blanco"

Debate sobre el estado de la ciudad en el Ayuntamiento de Zaragoza: Jorge Azcón
Debate sobre el estado de la ciudad en el Ayuntamiento de Zaragoza: Jorge Azcón
Daniel Marcos

Después de meses marcando distancias con el proyecto de campo de fútbol del alcalde, Jorge Azcón, el PSOE hizo un movimiento. Sin vencer de forma definitiva sus reparos y a la espera de que se presente un expediente formal, los socialistas aceptaron este miércoles apoyar la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con la que el gobierno PP-Cs quiere sentar las bases de la financiación y explotación del estadio. Eso sí, al igual que Podemos y Vox, que también respaldaron la propuesta, avisaron que este voto de confianza "no es un cheque en blanco".

Fue el momento más destacado de la segunda jornada del debate sobre el estado de la ciudad, en el que lo más sustancial volvió a girar en torno al proyecto estrella del alcalde. El regidor no ocultó su satisfacción. "Hemos conseguido ampliar el consenso de julio a noviembre [los socialistas se abstuvieron cuando se decidió la ubicación del estadio]. Espero que el PSOE sea sincero y que el apoyo que van a darle a la modificación del PGOU continúe", dijo.

El pleno aprobó, con los votos de PP,Cs, Vox, PSOE y Podemos y la abstención de ZEC, una propuesta de resolución de los populares que instaba al gobierno municipal a impulsar "de manera inmediata" una modificación para financiar el nuevo campo. Esto significa que en la comisión de Urbanismo del día 21 se votará el expediente, que prevé que la mitad de los 42.500 m² de usos terciarios que desde 2005 existen junto al estadio se incorporen al equipamiento deportivo, con el objetivo de generar actividades económicas comerciales que, en principio, explotaría una concesionaria (salvo sorpresas, el propio club) durante un periodo de concesión.

A cambio, financiaría las obras del nuevo campo. Esto implica que no se utilizaría suelo residencial ni recursos del Ayuntamiento para pagar el estadio. El resto del suelo terciario se enajenaría con el objetivo de financiar la recuperación del Huerva.

El PSOE fue muy duro en la primera jornada del debate con este planteamiento. De hecho, su portavoz, Lola Ranera, llegó a decir que el gobierno está cogiendo "posibles atajos ilegales", criticó que se estuviera negociando ya con el club y advirtió de que existía riesgo de que con esta estrategia Azcón acabara arruinando la vieja aspiración de Zaragoza de tener un campo de fútbol moderno.

Este miércoles no corrigió el tiro, pero cambió el tono. "El grupo municipal socialista ha apoyado siempre La Romareda", afirmó Ranera, que reclamó "unanimidad" para la operación. Pero también dijo que su grupo no conoce el expediente y pidió que se negocie con transparencia, se respete la legalidad y se garantice la viabilidad económica. Para justificar su voto a favor, el PSOE presentó una transacción de adición en este sentido. "No voy a ser cómplice de sus atajos ilegales. Hágalo, pero hágalo bien", le dijo al alcalde.

El PP recogió el guante, dado que la transacción incluía meras "obviedades", según su portavoz, María Navarro, que garantizó que sin transparencia, legalidad y viabilidad económica no va a prosperar el proyecto. Reprochó la "indefinición" con la que se ha manejado el PSOE a la hora de abordar este asunto y destacó "la voluntad de consenso" del gobierno.

Podemos también se posicionó a favor de la modificación, siempre que se garanticen los aspectos recogidos en la transacción del PSOE. "Pero no vamos a dar un cheque en blanco sin conocer el expediente. Lo más importante es la transparencia absoluta", explicó el portavoz morado, Fernando Rivarés. Julio Calvo, de Vox, dijo que su voto afirmativo "ni condiciona ni compromete votaciones posteriores". "Difícilmente podremos votar una propuesta si no tenemos tiempo para estudiarla", añadió. Pedro Santisteve (ZEC) se abstuvo. "Poca seguridad nos merece la modificación, de la que desconocemos las condiciones. Nos tememos que oculte un pelotazo urbanístico", declaró.

El futuro estadio va intrínsecamente ligado al mundial de Fútbol de 2030. Sobre esto, salió adelante una propuesta de Podemos para mejorar la candidatura de la ciudad a ser una de las sedes con la implantación de dos líneas de transporte de alta capacidad y la reforma de los espacios que se pretendan usar como ‘fan zones’.

Negociación con la DGA

Además, el pleno aprobó sendas propuestas de PP y Vox (la primera por unanimidad) para convocar un consejo bilateral entre el Ayuntamiento y la DGA. De hecho, se insta a iniciar "de inmediato" las conversaciones para fijar una fecha y un orden del día. El asunto lleva días coleando a propósito de la fase de tensiones que atraviesan las dos administraciones con asuntos como el plan de depuración de aguas, las candidaturas de Zaragoza para ser sede de agencias estatales o por cuestiones diversas de financiación, como el impago de sentencias pendientes. Ranera acusó al gobierno de "cinismo brutal" por "el año de retraso" que acumula la convocatoria, que correspondía al Ayuntamiento. Navarro le replicó que el Consistorio esperó cuatro años a que, tras la aprobación de la ley de capitalidad, se convocara la bilateral para pactar la financiación.

En el plano de las relaciones institucionales, también se aprobó, con la abstención del PSOE, una propuesta del PP para solicitar al Gobierno central incluir en los Presupuestos Generales del Estado las enmiendas impulsadas por la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) para compensar a los ayuntamientos por el incremento de la factura energética, los costes de personal derivados del aumento salarial a los funcionarios y la caída de ingresos en la impuesto de la plusvalía.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión