Zaragoza
Suscríbete por 1€

En busca de solidaridad con forma de gafas para una buena causa en Valdejalón

Antonio Maestro, al que caracterizan sus iniciativas para ayudar, apura el mes de agosto para recoger anteojos en el entorno de Morata de Jalón.

Antonio Maestro en una de sus recogidas de gafas, en febrero de 2020.
Antonio Maestro en una de sus recogidas de gafas, en febrero de 2020.
Macipe

Cuando muchas personas, a estas alturas de agosto, solo tienen su mente en las fiestas populares, las vacaciones o el fin de estas; en la mente de Antonio Maestro se plantea otra inquietud: seguir sumando solidaridad en forma de gafas. Como suele hacer varias veces al año, este vecino de Morata de Jalón está inmerso en una de sus recogidas de materiales para ayudar a quienes lo necesitan.

En esta ocasión se trata de una colecta de anteojos, tanto para presbicia –para las personas que ven mal de cerca- como de sol. "Es algo que probablemente acabará pronto en la basura, porque está en un cajón olvidado, y que a otra gente le puede ayudar muchísimo", recuerda. En este proceso, Maestro cuenta con la colaboración de Ilumináfrica y otras entidades para hacer llegar estos elementos a su destino.

Establecimientos, ayuntamientos de más de una veintena de municipios de Valdejalón y su entorno sirven como puntos de recogida. "Voy a La Almunia, Épila, Ricla, Cariñena, Longares y Calatayud, especialmente a las ópticas, a los ayuntamientos y en Calatayud, a la sede de la Comarca", detalla el impulsor.

En esta ocasión insiste en que "la gente que traiga todo y ya luego se hace una criba para ver si pueden valer. Pero cuanto más tengamos, más fácil que llegue a más gente". También ayudan a Maestro en este punto desde la Universidad de Zaragoza, en cuyos laboratorios se examinan los ejemplares recogidos.

De la misma forma, reclama que las instituciones, especialmente las comarcas, presten más ayuda: "Salvo Calatayud, el resto es muy difícil movilizarlas". Por todo ello, asume que "falta concienciación y entender que hay necesidades que aquí ya no hay, pero que en otros sitios sí existen".

"Se tiran a la basura cosas que podrían seguir usándose sin ningún problema y que otras personas no tendrán problema en aprovechar", insiste Maestro. Prueba de esta máxima es su ya también tradicional recogida de bicicletas de segunda mano para mandar a los refugiados saharauis.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión