Zaragoza
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

investigación

El pastoreo, una de las mejores prácticas para conservar las montañas europeas

Un estudio del CITA y de la Universidad de Noruega proporciona recomendaciones para diseñar políticas agroambientales que se centren en recompensar a los agricultores por su gestión sostenible de los recursos.

La ganadería y la agricultura de montaña pueden ayudar a mantener el paisaje y preservar la biodiversidad.
La ganadería y la agricultura de montaña pueden ayudar a mantener el paisaje y preservar la biodiversidad.
CITA

Aunque es necesario regionalizar el diseño de las políticas agroambientales según las particularidades de cada territorio de montaña, un artículo científico de las mejores prácticas agrarias apunta que el pastoreo es beneficioso en todas las zonas europeas de estas características.

Es una de las claves extraídas por un grupo de investigadores del departamento de Ciencia Animal del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y de la Universidad de Noruega de Ciencia de la Vida, que analizan el potencial de la ganadería y agricultura de montaña para mantener el paisaje, preservar la biodiversidad, el secuestro del carbono o la prevención de incendios forestales.

Según ha informado el Gobierno de Aragón, el estudio acaba de ser publicado con acceso abierto en la revista científica 'Journal of Environmental Management', en la que se evalúan los diversos escenarios de políticas agroambientales para conservar agroecosistemas de montaña en Europa.

El artículo determina que las actuales políticas agroambientales en Europa no están logrando detener la degradación ambiental en curso, la disminución de la biodiversidad ni los impactos climáticos, por lo que responden "solo parcialmente" a las demandas sociales de sostenibilidad.

Para revertir esta situación, los organismos públicos, los técnicos y los agricultores necesitan una orientación clara sobre qué prácticas agrarias específicas deben potenciarse y cómo adaptar las actuales para alcanzar los objetivos deseados.

Por ello, los autores del estudio establecen las relaciones entre prácticas agrarias representativas de zonas de montaña mediterráneas y nórdicas y la provisión de servicios ecosistémicos clave, como el mantenimiento del paisaje, la conservación de la biodiversidad, la regulación del cambio climático a través del secuestro de carbono, la producción de productos locales de calidad, el mantenimiento de la fertilidad del suelo y la prevención de incendios forestales.

Los resultados se analizan para tres escenarios políticos plausibles, según su mayor o menor orientación con el fin de satisfacer las demandas sociales de sostenibilidad, prevenir el cambio climático o mejorar la conservación de la biodiversidad.

Y aunque subrayan que las políticas agroambientales dependen de las particularidades de cada territorio de montaña, identifican prácticas comunes como la silvicultura y el pastoreo, con el que proponen fomentar acciones como la extensión del periodo, el pastoreo en hábitats seminaturales prioritarios y en áreas remotas y abandonadas, así como la trashumancia y trasterminancia, movimientos estacionales de corto recorrido como puede ser el traslado de los rebaños entre valle y puerto.

El estudio proporciona recomendaciones prácticas para diseñar políticas agroambientales en Europa que se centren en recompensar a los agricultores por su gestión sostenible de los recursos naturales, la mitigación y adaptación al cambio climático y la conservación de la biodiversidad. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión