Zaragoza
Suscríbete por 1€

Zaragoza

Una red de videocámaras con inteligencia artificial vigilará el entorno de la calle de Dato

Este proyecto tiene un presupuesto de 240.000 euros y el gobierno prevé instalarlo a finales de año. Zaragoza estudia sistemas que admiten parámetros para cribar las imágenes o rastrear a un sospechoso.

En los bares de la calle de Eduardo Dato se han producido graves altercados recientemente.
En los bares de la calle de Eduardo Dato se han producido graves altercados recientemente.
Guillermo Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza va a aplicar la última tecnología en videoseguridad para controlar el entorno de la conflictiva calle de Eduardo Dato. El proyecto, que servirá de ensayo para determinar su expansión a otros barrios de la capital, supondrá la aplicación de la inteligencia artificial a la vigilancia de las calles, permitiendo introducir parámetros de búsqueda como por ejemplo el género, rasgos físicos, indumentaria, vehículos o rastrear desplazamientos en la zona supervisada para localizar a un sospechoso. Todo con unas imágenes con un 'zoom' y un grado de definición máximo para facilitar la investigación policial.

El Gobierno de Zaragoza, de momento, tiene previsto encargar la redacción del proyecto, que será el que concrete el número de dispositivos, ubicaciones y el software necesario. El objetivo es que una vez definido el sistema se pueda adjudicar su instalación a finales de 2022. De este modo se podrá 'perimetrar' con cámaras la manzana de calles formada por Ricla, Doctor Cerrada, Fita y parte de Cortes de Aragón, incluyendo las calles de Dato y Princesa.

Una zona conflictiva

Es una zona en la que se han producido diversos incidentes, hasta el punto de que ha habido dos muertes violentas en tres años. Los vecinos han manifestado en múltiples ocasiones la necesidad de reforzar la seguridad en el área, donde hay numerosos establecimientos de ocio nocturno, algunos muy conflictivos.

Tras la instalación de ocho cámaras en en el entorno de la calle de Pignatelli en diciembre del año pasado, el Ayuntamiento dispone de una partida de 240.000 euros en el presupuesto de este año, incluida a propuesta de Vox, para poner en marcha este proyecto. El alcalde, Jorge Azcón, ya anunció en el debate sobre el estado de la ciudad que la videovigilancia se seguiría ampliando.

Pero estas nuevas cámaras poco tienen que ver con las que se colocaron en el Casco Histórico. El Ayuntamiento de Zaragoza está estudiando diversos modelos, entre los que figura el de Las Rozas (Madrid), ciudad pionera en la instalación de este tipo de sistemas. De hecho, responsables municipales visitaron este municipio hace unos meses para conocer su modelo de videovigilancia. En la ciudad se colocaron 61 cámaras en la zona centro que tenían una resolución tan alta que podían analizar el más mínimo detalle, incluso en condiciones adversas.

Visión artificial

Los dispositivos incorporan un sistema de visión artificial y un potente software, que cuando se investiga un delito permite hacer búsquedas inteligentes: detectar personas con una determinada ropa, diferenciar hombres y mujeres, marcas de vehículos o colores. También permite seguir rutas o desplazamientos por la zona vigilada. Por ejemplo, si los testigos de un suceso dicen que el sospechoso escapó en determinada dirección, se puede rastrear la ruta de huida del sospechoso, siempre garantizando el anonimato en la vía pública. En este sentido, estos sistemas no utilizan tecnologías de reconocimiento facial, prohibidas por la normativa. La Policía Local conserva las imágenes durante un periodo máximo de 30 días y después se destruyen. El acceso al visionado está restringido, con datos encriptados y accesos de seguridad y siempre con requerimiento judicial o de las fuerzas de seguridad.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha mantenido contactos con la Delegación del Gobierno y con la Policía Nacional, con las que existe la máxima colaboración en esta materia. Fuentes municipales explicaron que la propuesta ha sido bien recibida. Como ocurre siempre en estos casos, será la comisión de garantías de la videovigilancia la que autorice la instalación. Por eso, los ángulos de colocación deben ajustarse y crearse zonas de sombra para garantizar el respeto a la normativa de protección de datos.

Este proyecto, que se suma a las cámaras de vigilancia en diversas calles del sector Pignatelli-Zamoray y a otras dos anunciadas para la calle Antonio Leyva, no es la única inversión de mejora de la seguridad que prepara el gobierno PP-Cs. Recientemente, anunció la compra de 300 cámaras en dos años para que los policías locales puedan incorporarlas en sus uniformes y poder grabar sus intervenciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión