Tercer Milenio

sociedad

Pioneras, intrépidas y sorprendentes: cada año más científicas se asoman a los escaparates de Zaragoza

Hoy comienzan los paseos guiados por medio centenar de comercios del Casco, Las Fuentes y Universidad, que se han comprometido con la divulgación del 11-F, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Uno de los paseos científicos, que ahora se retoman, en la edición de hace dos años.
Uno de los paseos científicos, que ahora se retoman, en la edición de hace dos años.
Heraldo.es

La iniciativa parece no tener techo: comenzó hace cuatro años con 28 comercios y hoy son ya 58 las tiendas que se han adherido a la loable propuesta de dar visibilidad a las mujeres científicas. ¿De qué manera? Prestando sus escaparates durante un par de semanas para rescatar a algunas astrofísicas, pioneras de la botánica, oceanógrafas o matemáticas olvidadas, con motivo del venidero 11-F, esto es, la celebración el viernes que viene del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Hoy mismo comienzan los ‘paseos con ciencia’ para ir visitando por Las Fuentes, el distrito Universidad y el Casco Histórico los diferentes comercios. Son visitas guiadas y gratuitas que este año y con motivo de la crisis sanitaria han de hacerse en ‘petit comité’ y con mascarillas. La propuesta tiene tal tirón, que en pocas horas se agotaron las plazas disponibles, pero eso no quita para que se pueda ir por libre a descubrir la biografía y los logros de mujeres como Águeda Giráldez, Wanghari Mathais, Josefina Castelví o Andresa Casamayor y de la Coma.

“La intención es visibilizar la labor de la mujer en la ciencia y fomentar la vocación científica en las niñas”, explica Raquel Cabeza, de Made In Zaragoza, la red de economía creativa del Ayuntamiento que está detrás de la propuesta de los escaparates. “En las primeras ediciones nos centramos más en perfiles históricos y de época, pero este año hemos tratado de aproximar más la iniciativa, tanto en el tiempo como en el territorio: queremos expresar que muchas científicas están más cerca de nosotros de lo que pensamos y con sus grandes o pequeñas acciones y descubrimientos diarios contribuyen a que la vida de todos sea mejor”, comenta Cabeza.

En el listado de mujeres que se reivindican en los escaparates las hay que son más populares -como puede ser el caso de la cosmonauta Valentina Tereshkova o la física Jocelyn Bell- y otras de las que apenas se ha oído hablar y que son un misterio para el zaragozano de a pie como la química Tu You You (Nobel de Medicina en 2015) o la bioquímica húngara Katalina Kariko, gran conocedora de los mecanismos del ARN que han servido, por ejemplo, para desarrollar las vacunas contra la covid. Dentro de esta amplia variedad, por descontado, también tienen peso específico las investigadoras aragonesas como la geóloga Cristina Urcola, Rosa Monge, fundadora de la empresa Beonchip, o la joven ingeniera industrial Pepa Pardo.

Después de hacer en ediciones anteriores guiños a científicas como Hedy Lamarr o la médica japonesa Utako Ukamoto, Verónica Romeo, responsable de Kabuky Shop (San Félix, 2) ha tenido este año la suerte de poder conocer en persona a Penélope González Sampériz, científica titular en el Instituto Pirenaico de Ecología, a la que ha rendido homenaje dibujando una enorme abeja, una flor y un telescopio en las lunas de su tienda. “Su trabajo me despierta mucha curiosidad y ella es un encanto”, dice Romeo sobre la experta en palinología, esto es, el grupo del CSIC centrado en estudiar los grano de polen y las esporas fósiles para caracterizar el impacto que los cambios climáticos del pasado han tenido sobre la vegetación, la fauna y -por ende- sobre las sociedades humanas. González Sampériz, que ha tratado siempre de divulgar su trabajo con lúdicos talleres en Educación Primaria como ‘En busca del polen perdido’ o con el proyecto ‘¿Hay alguna científica en la sala?’, opina que “resulta absolutamente necesario ofrecer referentes femeninos del mundo de la ciencia a la sociedad actual, y a los jóvenes en particular: el modo de conseguirlo es la divulgación científica“.

"Es imprescindible ofrecer referentes femeninos del mundo de la ciencia a la sociedad actual"

María Hernández y Juana Moya se harán cargo desde este fin de semana de las visitas guiadas, que durante los próximos días descubrirán 58 personalidades iluminarán con su sapiencia y su legado los escaparates de tiendas de todo tipo: desde librerías a mercerías, pasando por escuelas de inglés o tiendas de complementos. Los comerciantes cuentan con total libertad creativa para evocar a las cirujanas y astrofísicas, y algunos lo hacen a través de ilustraciones, otros seleccionando utensilios que pudieron usar estas pioneras en sus laboratorios, unos terceros recreando orlas y biografías...

Este año se reedita lo que fue gran novedad de 2021 como es el pasaporte de científicas que los clientes pueden ir sellando conforme visitan comercios. Si se reúnen diez sellos se podrá optar al sorteo de un premio de un cheque regalo de 50€ para gastar en cualquiera de las tiendas participantes. También se repite un juego de 'Sigue la pista a la científica', con el que los tenderos contribuyen a despertar la atención de las niñas que -quien sabe- quizá el día de mañana despunten en el campo de la biología molecular, la computación o la veterinaria.

“La cita del primer paseo científico es este sábado a las 10.30 en La Ciclería, así que calculamos que sobre las 11.00 el grupo acudirá a nuestro escaparate”, comentan en Desmontando a la Pili, que llevan colaborando con las celebraciones del 11-F desde sus inicios. Esta cooperativa de mujeres que despacha productos eróticos ha prestado su escaparate en años anteriores para divulgar la figura de la médica Amparo Poch o de la doctora Carmen Valls, incansable luchadora contra la invisibilidad de la mujer en la ciencia. Este año lo han tenido más difícil pues les ha tocado la investigadora de Kirguistán Asel Sartbaeva. “Lo cierto es que no la conocíamos, pero Made in Zaragoza facilita un pequeño informe con fotos del personaje para poder tirar del hilo. Esta científica es relevante porque está investigando cómo transportar vacunas sin que los sistemas de refrigeración supongan unos costes altísimos, con lo que se contribuye también que lleguen a los más desfavorecidos”, explica Lorena Sinués, de la tienda ubicada en Juan de Aragón 21, en donde prevén dejar su escaparate científico durante todo el mes antes para cambiarlo a principios de marzo con motivo del 8M.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión