Zaragoza
Suscríbete por 1€

tribunales

El juez identifica a 32 posibles víctimas del médico de Parque Goya detenido por presuntos abusos

No importaba que las mujeres tuvieran un dolor de cabeza o cualquier otra dolencia, las denunciantes coinciden en que el investigado siempre intentaba enseñarles a explorarse los pechos. 

Un grupo de vecinas se movilizó frente al centro de salud de Parque Goya 2 cuando se destapó el caso.
Un grupo de vecinas se movilizó frente al centro de salud de Parque Goya 2 cuando se destapó el caso.
HA

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Zaragoza acaba de dar por concluidas las pesquisas en torno a Pedro Florentino G. H., el médico al que el Servicio Aragonés de la Salud (Salud) tuvo que suspender provisionalmente a finales de abril de 2021 después de que varias pacientes dijeran haberse sentido violentadas e incómodas cuando las examinaba. 

El facultativo, que cubría una baja en el centro de salud Parque Goya 2, acabó siendo detenido por un delito de abusos sexuales continuados. Pero si fueron siete mujeres las que inicialmente señalaron al galeno, desde que el caso salió a la luz se han recibido muchas más denuncias. El juez ha identificado ya a 32 posibles víctimas, una de ellas paciente del centro de salud de Ricla, donde el investigado estuvo destinado con anterioridad.

Como recuerda el instructor del caso en su último auto, el investigado estaba habilitado únicamente para ejercer la medicina general, "sin que le conste especialidad alguna en ginecología o en técnicas diagnósticas de mamografía". Pese a ello, parece que Florentino G. H. no tuvo ningún reparo en mentir y decir lo contrario a muchas de sus pacientes, a las que con cualquier excusa les pedía que se quitaran la ropa de cintura para arriba.

No importa que las pacientes acudieran a él con un dolor de espalda o de cabeza, o simplemente para que les prescribiera una analítica. Según han declarado casi todas las denunciantes, el encausado las intentaba convencer de la importancia de autoexplorarse y se ofrecía a enseñarles colocándose detrás de ellas y tocándoles los pechos

En su declaración ante el juez, algunas explicaron que aquello no les parecía ortodoxo y se negaron. Sin embargo, otras reconocieron que, pese a sentirse incómodas con la situación, no encontraron la forma de decir que no a quien era su médico.

En lo que también coinciden casi todas las víctimas –a las que asisten, entre otras, las letradas Olga Oseira, Patricia Rodrigo o Mercedes Bayo– es en lo especialmente cariñoso que se mostraba siempre el galeno, que no dejaba de darles abrazos en la consulta. “Yo no doy abrazos”, llegó a contestarle una de las mujeres para marcharse a continuación.

Durante la fase de instrucción, las pacientes han detallado todo tipo de situaciones y presuntos abusos. Algunas reconocen abiertamente que les "manoseó" los pechos, otras hablan de "caricias" o "palmadas en el culo" y una aseguró que llegó a darle "un beso en la boca". 

Muchas veces trataba de intimar con ellas invitándolas a fumar un cigarrillo en el parquin del centro de salud o proponiéndoles tomar unas cervezas. Las pesquisas del juez permiten ver que elegía muchas veces a mujeres con problemas de pareja. “Tu marido te jode, pero no te jode, aquí estoy yo para lo que necesites”, aseguró una de las perjudicadas que llegó a decirle.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión