Zaragoza
Suscríbete por 1€

La riada de Zaragoza obliga a desalojar a 200 personas y 500 actuaciones

En cuanto a carreteras, se ha restablecido ya el carril central de la Z30 a la altura de la rotonda Alfonso Zapater y se mantiene cerrado el carril derecho en el puente Giménez Abad en el tercer cinturón.

Afecciones por la riada en Zaragoza.
Afecciones por la riada en Zaragoza.
Ayuntamiento de Zaragoza

La crecida extraordinaria del Ebro, cuya punta llegó ayer por la tarde a Zaragoza anegando 3.000 hectáreas del término municipal, ha obligado a desalojar a 200 personas de barrios rurales, 300 cabezas de ganado y 250 perros de centros caninos próximos al cauce y a los bomberos a realizar más de 500 servicios.

Es el balance de incidencias por la avenida del Ebro que ha desgranado este miércoles el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien ha reclamado una "reflexión" para analizar las consecuencias de esta riada que con un caudal de 2.100 m3/s, inferior al de la riada de 2015 (2.448 mr/s) las incidencias han sido las mismas.

En este sentido ha considerado "incomprensible" que la capital aragonesa no fuera incluida en las posibles indemnizaciones por la declaración de zona de emergencia que ha anunciado el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, por las afecciones causadas en la ribera navarra, riojana y aragonesa.

"Una cosa es que Pedro Sánchez no venga a visitarnos y otra que no nos incluya en la declaración de zona catastrófica. No quiero ni pensarlo", ha asegurado Azcón, quien ha precisado que antes de evaluar los daños una vez que el caudal ha comenzado a bajar todavía se sigue pendiente de las emergencias.

Una vez activado el viernes el plan municipal de emergencias, se cerraron las zonas con más riesgo como la ribera, el Parque del Agua, la zona de la Expo, el Parque de Macanaz o el Parque Deportivo Ebro, así como la carretera de acceso a Alfocea, que ha quedado completamente inundada y que ha obligado a los vecinos a atravesar el Campo de Maniobras de San Gregorio guiados con convoyes militares.

A su paso por Zaragoza, la avenida extraordinaria ha obligado a desalojar a 200 familias de viviendas ubicadas en Monzalbarba y en la parte baja de Alfocea, así como en Juslibol, y en las urbanizaciones Torre Urzáiz y Torre Mejana.

Del total, los Servicios Sociales han realojado a cuatro familias, lo que supone en total 17 personas, ocho de las cuales son menores, quienes continuarán en estos alojamientos municipales hasta que el descenso del caudal del río permita regresar a sus casas.

Los bomberos han desalojado la Granja de Vacas Lecheras con 300 cabezas de ganado próxima a la desembocadura del río Gállego en la margen izquierda, y a 250 perros de residencias caninas en la zona de Juslibol.

Asimismo, un total de 2.070 hectáreas de la huerta zaragozana han quedado anegadas por el agua, entre Alfocea y Juslibol y otras 1.180 al sureste de la ciudad, desde Movera al límite de Pastriz.

Se ha restablecido ya el carril central de la Z-30 a la altura de la rotonda Alfonso Zapater y se mantiene cerrado el carril derecho en el puente Giménez Abad en el tercer cinturón.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza confirman que apenas han recibido llamadas de vecinos por garajes inundados, ya que muchos han sacado sus vehículos a la calle, para lo que se habilitaron tres estacionamientos en Marques de la Cadena, Azucarera y Estación del Norte.

Los Bomberos comenzarán a achicar agua este jueves en unos veinte garajes de la margen izquierda, una vez que el nivel del río descienda y permita realizar este tipo de trabajos.

Durante la mañana de ayer, los efectivos municipales rescataron a varias personas y dos perros del techo de una furgoneta que se había quedado atrapada en el agua en Monzalbarba, desalojaron diez casas de la urbanización Torre Mejana, que ha afectado a seis personas, y rescataron a otro perro en la Venta del Olivar.

Ayer también se llevaron a cabo inspecciones tanto por parte de los bomberos como de voluntarios de Protección Civil en Monzalbarba, el recinto de Ranillas, Torre Urzaiz, Pastriz, el club Naútico, el parque Macanaz, la calle Luis Legaz Lacambra, el parquin de la plaza del Pilar y el pabellón siglo XXI debido a la entrada de agua en las últimas plantas del sótano.

Aunque tras el paso de la punta de la crecida la situación está controlada, Azcón ha vuelto a apelar a la prudencia de la ciudadanía para evitar acercarse a las zonas balizadas porque el riesgo sigue elevado

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión