Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

Abusos a menores: "¿Qué intención tenía mi tío? No lo sé, pero lo que hacía no era ningún juego"

Un hombre admite que pudo «rozar» alguna vez a su sobrina, de 13 años, pero niega los abusos de los que le acusa y por los que la Fiscalía pide un condena de 5 años de prisión.

El juicio se celebró este viernes en la Audiencia de Zaragoza.
El juicio se celebró este viernes en la Audiencia de Zaragoza.
HA

Los juicios por abusos sexuales a menores comienzan a convertirse en algo demasiado habitual en la Audiencia de Zaragoza. Y si el jueves un hombre confesaba haberse aprovechado de una chica de 15 años que se anunciaba como niñera en un portal de internet, ayer otro aseguró no entender a qué obedece la denuncia de su sobrina, de 13 años. «La he visto nacer, es un poco mayor que mi hijo. Claro que no he abusado de ella. Tanto ella como su hermana pequeña pasaban mucho tiempo en nuestra casa y puede que la rozara alguna vez. Pero nunca me he propasado», declaró Henry L. C. Sin embargo, sus explicaciones no convencieron a la Fiscalía, que acabó pidiendo para el acusado una condena de cinco años de prisión y otros cinco de libertad vigilada.

La madre de la menor intuía que algo podía estar ocurriéndole a su hija, ya que comenzó a notarla extraña. «Era una niña muy alegre y sonriente. Pero de la noche a la mañana se encerró en sí misma, empezó a vestir de negro... Yo relacionaba todo esto con la llegada de la adolescencia, pero luego supe que había algo más», declaró ayer la mujer. A la menor le daba vergüenza contárselo a su madre, por lo que le pidió a su psicóloga que lo hiciera. «Lo primero que hice fue llamar a mi cuñado para exigirle explicaciones. Me pidió que le perdonase y me dijo que si había tocado a la niña, no era con intención de abusar de ella», explicó al tribunal. Pero sus súplicas no evitaron la denuncia.

En una vivienda de Las Delicias

Los padres se presentaron en comisaría el 6 de agosto de 2020, pero los presuntos abusos podrían remontarse al verano de 2019. Por aquellas fechas, la víctima pasaba bastante tiempo en casa de sus tíos, una vivienda ubicada en la calle de Don Pedro de Luna de Las Delicias. «La primera vez que me tocó estaba tumbada en el sillón viendo la tele», declaró la menor. «Después –añadió– volvió a hacerlo otras tres o cuatro veces». Según esta, le tocó los pechos, las nalgas y los genitales, «pero siempre por encima de la ropa».

El acusado cree que su sobrina pudo confundir sus intenciones. «Un día estaba jugando con mi hijo a los videojuegos. Mi mujer los llamó a comer, pero no hicieron caso, así que entré en la habitación y los cogí a los dos de la entrepierna», recordó. El hombre    negó que lo moviera un ánimo libidinoso y trató de hacer ver que era algo más parecido a un juego. De ahí que la Fiscalía preguntara a la denunciante si creía que el acusado bromeaba .«¿Qué intención tenía mi tío? No lo sé, pero lo que hacía no era ningún juego», aseguró.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión