Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Los vecinos de Casablanca piden más cuidados para el patrimonio del barrio

Solicitan medidas para evitar el vandalismo que sufre la placa que conmemora la capitulación de Los Sitios y mejorar el mantenimiento de la Fuente de los Incrédulos.

Aspecto del muro donde descansa la placa que recuerda la capitulación de Los Sitios de Zaragoza.
Aspecto del muro donde descansa la placa que recuerda la capitulación de Los Sitios de Zaragoza.
L.L.M.

La placa situada en el barrio de Casablanca que conmemora la capitulación de Los Sitios luce rodeada de pintadas y grafitis, una situación que nunca llega a solucionarse y de la que se quejan los vecinos.

La placa, que se inauguró en 1999, está situada en el parque de los Incrédulos, concretamente en la pared de la llamada casa blanca, y recuerda el lugar en el que se firmó el “epílogo trágico de la gesta histórica de ‘Los Sitios’ en la guerra de la Independencia española”.

“Pintan la pared de blanco, pero los gamberros siempre vuelven a hacer grafitis”, se lamenta el secretario de la Asociación de Vecinos Tomás Pelayo, José Lázaro. Explica que se trata de una placa poco conocida por los zaragozanos pero que debería darse más a conocer ya que “rinde homenaje a un hecho muy relevante de nuestra historia”.

Desde la asociación reconocen estar “cansados” de pedir que se mejore el mantenimiento de esta placa. Una de sus propuestas es colocar una cadena alrededor y un “pequeño jardín o flores” para darle “la importancia que merece” y preservarla del vandalismo.

Ángel B. vive cerca de esta zona y pasea frecuentemente a su perro por el parque. Asegura que le da rabia ver las paredes de la casa blanca siempre cubiertas de pintadas. “Me parece muy mal ver la placa así, rodeada de grafitis, porque yo creo que deterioran la imagen del barrio y dañan estos espacios que enriquecen la vida cultural del mismo”, manifiesta molesto este vecino.

Actualmente, el Ayuntamiento de Zaragoza tiene en marcha un plan intensivo contra grafitis. Concretamente, un equipo del consistorio estuvo en Casablanca el pasado mes de septiembre limpiando este tipo de pintadas durante dos semanas.

Una fuente sin agua

A pocos metros de la placa se encuentra la Fuente de los Incrédulos, mandada levantar por Ramón de Pignatelli tras la construcción del Canal Imperial. 

La fuente de Los Incrédulos.
La fuente de Los Incrédulos.
Heraldo

“Tenemos muy mala suerte con esta fuente -se lamenta Lázaro- porque cuando se arregla, surge otra avería”. Explica que desde principios de 2021 “estamos sin agua porque pusieron unos grifos nuevos, pero alguien retorció uno de ellos, quizá para robarlo, lo estropeó y ya no funciona. Además, falta la argamasa de sujeción y la tubería está suelta… El resultado es que la fuente no funciona”.

Por su parte, fuentes de Urbanismo señalan que, precisamente esta semana, “se ha dado orden a la contrata de mantenimiento de fuentes para reparar el grifo de los Incrédulos”. Aclaran que la fuente pertenece a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), encargada de mantenerla “desde el punto de vista artístico y estético”, mientras que, en virtud de un convenio que tienen con el Ayuntamiento de Zaragoza, es este quien tiene que ocuparse de que “pueda usarse como fuente para beber y no como fuente ornamental”.

Desde el consistorio zaragozano argumentan que los grifos, que se pusieron por decisión de la CHE, “no han dado resultado por el tipo de instalación que requiere” por lo que ahora se procederá a poner otro modelo, ya que los han tenido que reparar “tres veces en los últimos tiempos”.

De todas maneras, recuerdan que “todas las fuentes de beber de la ciudad se paran temporalmente cuando llegan las temperaturas más bajas, para evitar congelaciones, averías y resbalones”.

“Nos van a dejar sin aparcamiento público”

Aseguran desde la asociación que ninguna de estas reivindicaciones es nueva, sino que llevan “años” reclamándolas mediante cartas a la Junta Municipal de Casablanca. Otra de sus reivindicaciones más activas tiene que ver con el solar de la calle Embarcadero, propiedad de la DGA, y que previsiblemente se destinará a la construcción de viviendas.

El próximo 2 de noviembre, los vecinos se reúnen con el consejero de Urbanismo para tratar este tema y propondrán que se construyan menos pisos para que no se elimine del todo el aparcamiento y quede espacio para “unos 200 o 300 coches”. “Porque si no, nos van a dejar sin aparcamiento público”, se lamenta Lázaro. Asimismo, solicitarán que el ayuntamiento estudie la posibilidad de construir el polideportivo que llevan años reclamando los vecinos.

Actualmente, la asociación “está concienciando al barrio sobre este tema y ya tienen recogidas firmas para entregarlas donde proceda y que los terrenos de la citada calle que son públicos sean destinados a utilidad del barrio”, explican.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión