Zaragoza
Suscríbete por 1€

sucesos

En busca y captura un hombre acusado de violar durante 6 años a su sobrina en Zaragoza

El acusado no acudió este jueves al juicio que se celebraba en la Audiencia de Zaragoza y en el que la Fiscalía pedía 15 años de cárcel para el presunto agresor.

Un coche patrulla de la Policía Nacional en Huesca.
Un coche patrulla de la Policía Nacional en Huesca.
Rafael Gobantes

El temor a una posible condena de hasta 15 años de prisión podría haber hecho huir de España a un ecuatoriano al que la Fiscalía hace responsable del infierno que sufrió su sobrina desde los 11 hasta los 17 años. Según el Ministerio Público, durante ese largo periodo de tiempo, el acusado habría violado en «múltiples y reiteradas ocasiones» a la menor, a la que también habría agredido para que no contara nada.

La Audiencia de Zaragoza tenía previsto juzgar ayer al procesado, del que se omite la identidad para proteger a la víctima. Pero el hombre no se presentó a la vista y el tribunal tuvo que ponerlo en busca y captura. Por lo tanto, no será hasta que la Policía Nacional o la Guardia Civil puedan localizarlo, si es que sigue en el país, cuando vuelva a señalarse la vista.

Los ominosos hechos se prolongaron durante toda la adolescencia de la víctima, que vivía, al igual que su madre, en la casa del presunto agresor. Era este quien proporcionaba sustento a ambas, lo que parece que aprovechó para chantajear también a la menor. Porque, según esta, además de callarla a veces a palos, el hombre la amenazó con echarla de la vivienda si denunciaba.

Una charla en el colegio

La Fiscalía aprovecha su escrito de acusación para hacer un pormenorizado relato del calvario al que este hombre supuestamente sometió a su sobrina desde tan temprana edad. Según el Ministerio Público, la violencia y las amenazas no fueron la única vía a la que recurrió el procesado para garantizarse el silencio de la chica. Al parecer, también la aisló de su entorno más cercano, prohibiéndole salir con sus amigas y revisándole el teléfono móvil. La acusación pública recuerda que el investigado se mostraba además celoso y se enfadaba bastante si alguna vez veía a su sobrina con algún chico.

Todo este cúmulo de circunstancias obligaron a la chica a soportar las agresiones sexuales durante años, ya que tenía tanto miedo a su tío que se sentía incapaz de pedir ayuda a alguien. Afortunadamente, una serie de charlas sobre violencia y delitos sexuales impartidas en el colegio de la víctima le abrieron los ojos. Tanto es así, que el año pasado, cuando ya había cumplido los 17, la chica se decidió a contarlo todo: primero a  una de sus amigas y después, a un familiar. Y, como no podía ser de otra forma, el supuesto agresor acabó    denunciado y detenido.

La abogada Candela Garríes, que se hizo cargo de la defensa del ecuatoriano, pide su absolución, ya que este mantiene que las acusaciones son falsas y que nunca se aprovechó de su condición de tío de la menor para agredirla sexualmente.

Además de la pena de 15 años de cárcel, la Fiscalía solicita otros siete años de libertad vigilada para el encausado, así como una indemnización de 20.000 euros por los daños morales. En cualquier caso, habrá que localizarlo primero para sentarlo en el banquillo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión