Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

sucesos

Los detenidos por los altercados del día 12 usaron barras de hierro contra los antidisturbios

La Policía Nacional ha entregado en el juzgado una pieza de andamiaje con la que fueron atacados por los detenidos, que han quedado en libertad.

La Policía intervino a los detenidos esta pieza de andamiaje que usaron para atacarles.
La Policía intervino a los detenidos esta pieza de andamiaje que usaron para atacarles.
HA

La Policía Nacional llevó este miércoles al juzgado de guardia el atestado que da cuenta de los graves altercados registrados durante la madrugada del pasado día 12 en el entorno de la plaza del Justicia de Aragón, en el Casco Viejo de Zaragoza. Los agentes entregaron  también una pieza de andamiaje, de hierro y más de un metro de largo, con la que fueron atacados por los investigados (ver foto). El lanzamiento de piedras, botellas y todo tipo de objetos obligó a cargar a los antidisturbios, resultando herido alguno de ellos.

Los 18 jóvenes detenidos por estos hechos están ya están en sus casas. Los cinco menores quedaron bajo la tutela de sus padres horas después de su detención y el resto, de entre 18 y 23 años, fueron puestos ayer en libertad tras declarar ante el juez de guardia. A unos y otros se les investiga por delitos de desórdenes públicos y atentado, pero a ninguno se le ha impuesto ninguna fianza para evitar la prisión. El juez tampoco decretó ninguna medida especial para los adultos, que abandonaron los calabozos con la única obligación de comparecer en el juzgado cuando sean citados.

Un grupo de jóvenes se enfrentó a los agentes en la plaza del Justicia y la noche terminó con 18 detenidos.
HA

Doce de los trece mayores de edad investigados no arrastran antecedentes penales ni policiales. En principio, solo a uno le costaría una reseña previa, pero no por hechos violentos. La Policía Nacional descarta también que los arrestados formen parte de un grupo radical organizado o que los graves disturbios causados estuvieran planificados. Desde la Jefatura Superior    consideran que los encausados participaban en el botellón que se monta cada noche frente a la iglesia de San Cayetano. Y, al ver llegar a la Policía, reaccionaron de forma especialmente violenta contra los agentes, a los que lanzaron piedras y todo tipo de objetos. En un momento dado, los alborotadores llegaron a utilizar piezas de andamiaje –de hierro y más de un metro de largo– para hacer frente a los antidisturbios.

"A montarla como en Barcelona"

La llegada de las Unidades de Intervención de la Policía Nacional (UIP) al Casco Viejo se produjo sobre las 3.00, después de que los  responsables del Hotel Catalonia, ubicado en la plaza del Justicia,    llamaran al 091 para comunicar que varios jóvenes estaban causando daños en la fachada del inmueble. En alguna de las grabaciones que ahora investiga la Policía se observa incluso como un varón se cuelga de la marquesina de la entrada principal para arrancar varias letras del nombre del hotel. El vándalo ha podido ser identificado y se le atribuye también un delito de daños.

La violenta respuesta de estos jóvenes al ver llegar los furgones    policiales obligó a cargar a los antidisturbios, que tuvieron que    utilizar pelotas de goma para disolver a sus atacantes. Los vídeos que se difundieron después a través de las redes sociales recordaban a los graves altercados registrados hace poco en grandes ciudades como Madrid y Barcelona.Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en estas, la Jefatura Superior de Aragón descarta que en    los desórdenes de Zaragoza se produjera un efecto llamada a través de Facebook, Instagram, Twitter u otras plataformas.Según fuentes oficiales, se detectó un «único» mensaje en el móvil de uno de los detenidos que decía que iban «a montarla como en Barcelona».

Casi 50 botellones

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, condenó ayer los «pequeños» actos violentos registrados estos días en la capital. «Haremos todo lo posible por sacarlos de la ciudad», dijo, negándose a que unos pocos «empañen» unas jornadas en las que «fundamentalmente ha habido alegría». De cara al fin de semana y ante el temor de que puedan repetirse escenas tan lamentables como las del día 12, Azcón fue rotundo: «No puede haber más policía de la que hay en la calle». Recordó también que existe un contacto «permanente» con la Delegación del Gobierno.

Desde que se puso en marcha el dispositivo especial del Pilar, la Policía Local ha intervenido en la disolución de unas 50 concentraciones de personas que estaban bebiendo en la calle. Se han hecho también 1.013 pruebas de alcohol, con un balance de 48 multas y 13 diligencias penales. Se han tramitado otras 231 denuncias por infracciones a las ordenanzas municipales. Entre los días 11 y 12, la Policía Nacional levantó 194 actas y detuvo a 47 personas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión