Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Obras y excavaciones en el castillo de Cadrete para rescatar su historia y usos

Las visitas guiadas a la fortificación se han suspendido temporalmente.

Los andamios se han situado en la zona en la que se va a intervenir.
Los andamios se han situado en la zona en la que se va a intervenir.
Javier Borobio

El Castillo de Cadrete, situado próximo a esta localidad, ha quedado cerrado para visitas debido al comienzo de unas obras que buscan aportar conocimiento sobre la historia y usos de este edificio y continuar los trabajos que ya se realizaron entre marzo y julio de 2019. El Ayuntamiento de Cadrete cuenta con la financiación de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) y del Gobierno de España “a través del 1,5% para conservación del patrimonio histórico que otorga el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana”, según el ayuntamiento de la localidad.

Los trabajos de recuperación van a ejecutarse en los recintos intermedio e inferior, que actualmente no son transitables, con el objetivo de consolidar el conjunto fortificado, así como conocer mejor su estructura y sus diferentes usos. El equipo que va a trabajar en estas obras se compone de los arqueólogos Francisco Javier Gutierrez y Julián Ramos, arquitectos e incluso historiadores del arte, mientras que la empresa contratista es Cyrespa Arquitectónico S.L.

Trabajos de exavación arqueológica en curso en el recinto intermedio.
Trabajos de exavación arqueológica en curso en el recinto intermedio.
Javier Borobio

Javier Borobio, arquitecto jefe del proyecto y director de obra en este proyecto, explica que esta obra procede de la convocatoria de ayudas estipulado en el Plan de Restauración de Bienes Inmuebles y Bienes Muebles Histórico-artísticos de Propiedad Municipal impulsado por la DPZ. Borobio, arquitecto y doctor en historia del arte, cuenta que estos trabajos “tienen ánimo de continuidad”. “Es acabar lo que quedó sin terminar en el recinto inferior, donde quedo por excavar uno de los habitáculos, y por otro lado, empezar a excavar el recinto intermedio”, expone. Comenta que estas excavaciones tienen que estar finalizadas en el periodo de un mes, y cuentan con un presupuesto de licitación de 75.594,75 euros, IVA incluido.

Concretamente, en esta actuación se excavará una superficie de unos 25 metros cuadrados, y de entre un metro y dos de altura en el recinto inferior. En el espacio intermedio se excavarán unos 150 metros cuadrados, con una profundidad de aproximadamente un metro. No obstante, el arquitecto expone que hay diferencia entre las proyecciones de la obra y lo que “la realidad te va diciendo”, por lo que podrían darse variaciones dentro de estas actuaciones. “Cabe la posibilidad de que haya que excavar menos terreno, o que se nos termine el presupuesto antes de llegar al suelo”, explica.

Habitación a excavar en el recinto inferior.
Habitación a excavar en el recinto inferior.
Javier Borobio

Además de excavar, todos los elementos que se extraigan del suelo deberán consolidarse, un proceso para que las extracciones no se deterioren. A esta complicada tarea se suma la inestabilidad de los materiales, el que predomina en la zona. Por eso, el arquitecto afirma que existe “una gran labor de conservación y estabilización de la propia ruina, para que no se acabe deshaciendo.”

Borobio explica que esta es “una intervención pequeñita”, pero que ayuda a despejar dudas sobre lo que se encuentra allí. “En este caso, ayuda a la investigación sobre el propio castillo, a entender como funcionaba el castillo a lo largo de los tiempos, ya que desde que se construyó ha tenido varias funciones”, añade el arquitecto, que recuerda que durante las últimas obras se descubrió una rampa-escalera que unía dos alturas del edificio. Además, se encontró un horno con alacena e incluso unas pesebreras hechas de yeso, lo que constató un uso doméstico del edificio. “A lo largo de los siglos se ha ido utilizando y reutilizando de varias formas”, razona.

Respecto a la proyección futura de la fortificación, Borobio expone que sería interesante realizar un circuito para visitarlo, “entrando por una puerta, subiendo al recinto superior para visitar la torre y bajando hasta el recinto inferior para salir hacia el despoblado del antiguo Cadrete”, explica. Sin embargo, esto todavía no es posible puesto que no existe comunicación entre todas las partes del castillo. “Se podría plantear más adelante, con ayudas del Ministerio de Cultura”, cuenta Borobio para añadir que, para un futuro, se ha planteado acabar de excavar todas las habitaciones que quedan, “pero con un criterio selectivo, decidiendo qué es lo más característico para sacar el mayor beneficio documental y de atractivo, para que las personas lo visiten”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión