Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

#YoComproEnAragón

patrimonio

El Ayuntamiento y la DGA inspeccionan el interior de la joyería Aladrén con un resultado "más tranquilizador"

Los técnicos han podido acceder al interior del histórico inmueble tras obtener el permiso del actual inquilino

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, y la presidenta de la Comisión de Patrimonio de la DGA, Mari Sancho Menjón, antes de acceder al interior de la antigua joyería Aladrén.
El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, y la presidenta de la Comisión de Patrimonio de la DGA, Marisancho Menjón, antes de acceder al interior de la antigua joyería Aladrén.
Guillermo Mestre

"Es más tranquilizador lo que nos hemos encontrado una vez dentro que lo que al principio podía suponerse". Es la sensación que ha tenido este martes el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, tras abandonar el interior de la antigua joyería Aladrén, donde técnicos municipales y autonómicos han llevado a cabo una inspección para determinar qué daños se habían podido producir en sus elementos patrimoniales. Los expertos, acompañados también por la presidenta de la Comisión de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Marisancho Menjón, y por varios agentes de la Policía Local, han accedido al histórico inmueble después de que su propietario denunciara al inquilino saliente por un presunto expolio y al observar que algunos elementos protegidos habían desaparecido de la fachada. El propio arrendatario ha sido quien ha dado el permiso para entrar.

El edil responsable del área ha querido mostrarse "prudente" sobre el estado del inmueble, que en los últimos años acogió el Gran Café Zaragoza, pero sí que ha contado que el farol y los carteles que fueron retirados del exterior se encontraban dentro "desmontados pero en buen estado". "Hemos cumplido con nuestra labor, estábamos muy preocupados por esta cuestión, que motivó que dictáramos una orden de clausura del local -ha resumido Serrano-. La valoración la harán los técnicos municipales, conjuntamente con los de la dirección general de Patrimonio Cultural, y será ese informe quien determine ante qué nos encontramos y cuáles de los elementos protegidos han podido sufrir algún daño en mayor o menor medida". 

Aunque el Ayuntamiento elevó a la Fiscalía el posible delito y solicitó los permisos necesarios para llevar a cabo la inspección, finalmente ha sido el propio inquilino, que se ha encontrado presente en todo momento pero ha declinado hacer declaraciones, quien ha dado el visto bueno para que se hiciera. Ha permitido la entrada de los técnicos pero, según han informado fuentes municipales, "la propiedad no estaba autorizada". Se desconocen, por lo tanto, cuáles son los motivos que llevaron a los arrendatarios a retirar algunos de los elementos que adornaban la fachada, aunque el concejal ha dicho que "lo que manifiestan es que era una manera de evitar que pudieran sufrir daños al estar expuestos en el exterior"

Mientras, y a la espera de las conclusiones del informe, que se hará con "cierta celeridad", los trámites judiciales siguen su curso. "Una vez que la Fiscalía es conocedora de los hechos, va a continuar, y será la que en su momento determine si archiva o si sigue el procedimiento judicial", ha explicado el edil. Según las últimas tasaciones, la antigua joyería alberga bienes valorados en cuatro millones de euros. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión