Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

Un conductor temerario reincidente al que cazaron fumado y sin carné evita la cárcel

La Fiscalía le pedía una condena de tres años por una persecución por Santa Isabel que casi acaba en atropello.

Un coche de la Policía Local de Zaragoza.
La Policía Local logró detener al conductor tras una peligrosa huida..
José Miguel Marco

El 21 de marzo de 2020, cuando España cumplía su primera semana de confinamiento domiciliario, a Laureano L. H. no se le ocurrió nada mejor que ponerse al volante de su Mercedes y darse una vuelta por el barrio de Santa Isabel. El estado de alarma había vaciado las calles, pero la Policía Local de Zaragoza seguía patrullando y no tardó en darle el alto. Sin embargo, el conductor pisó el acelerador y se dio a la fuga, lo que desencadenó una peligrosa persecución que acabó en accidente.

Los agentes sospechaban que el fugado había intentado evitar la multa por incumplir las restricciones de movimiento impuestas durante la pandemia, pero no tardaron en comprobar que había algo más. De hecho, parece que el joven protagonizó aquella temeraria huida para evitar que lo cazaran circulando drogado y sin carné. Y aunque no consiguió burlar a sus perseguidores y acabó detenido, Laureano L. H. logró este martes algo más importante: evitar el ingreso en prisión por tres delitos contra la seguridad vial.

La Fiscalía pedía tres años de cárcel para el joven por su peligrosa ‘aventura’ en Santa Isabel, lo que sumado a su condición de reincidente tenía visos de llevarlo a Zuera. Sin embargo, un pacto in extremis entre su abogada, Olga Oseira, y el Ministerio Público evitó el juicio y le permitirá seguir, de momento, libre.

De todas formas, el asunto no le saldrá gratis a este joven, sobre el que recaerá finalmente una condena de 19 meses y medio de prisión, 6 años de privación del derecho a conducir vehículos a motor y otros 6 meses de trabajos en beneficio de la comunidad. Y lo más importante, en caso de volver a cometer un delito contra la seguridad vial, se cancelaría la suspensión de la pena y terminaría en una celda del centro penitenciario de Zuera.

Casi atropella a un vecino

Los hechos que han llevado a Laureano L. H. al banquillo podrían haber tenido un final amargo, ya que el conductor estuvo a punto de atropellar a un vecino de Santa Isabel cuando cruzaba por un paso de cebra ubicado en la avenida de Movera. Y no fue esta la única situación de riesgo que provocó el temerario conductor –que ya fue condenado por este mismo delito por un juzgado de Logroño en 2015–, ya que al saltarse varios semáforos en rojo cuando huía de la Policía Local por la calle de Víctor Jara y circular en sentido contrario por la avenida de la Industria obligó a frenar en seco a otros vehículos.

No fue hasta perder el control de su Mercedes y sufrir un accidente junto a la fábrica de Balay-BSH cuando el fugado decidió poner pie en tierra. Corrió para evitar ser atrapado, pero los agentes fueron más rápidos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión