Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

A juicio por dos presuntas agresiones sexuales en Zaragoza a su prima hermana, una niña de 9 años

El fiscal y los padres de la menor piden 15 años de cárcel por unos hechos que habrían ocurrido en casa de la abuela.

Audiencia Provincial de Zaragoza
Audiencia Provincial de Zaragoza
HA

Un zaragozano se enfrenta a una petición de cárcel de 15 años por haber obligado, presuntamente, a mantener relaciones sexuales a su prima hermana, de apenas nueve años. Fiscalía y acusación particular coinciden en sus conclusiones, acusándolo de un delito continuado de agresión sexual contra la niña. El varón, de 20 años, se habría «guiado por su ánimo libidinoso» para obligar a la pequeña a «practicar sexo oral», según el escrito del Ministerio Público. Para cometer el delito, el procesado, F., que se sentará en el banquillo de los acusados en la Audiencia de Zaragoza, se habría valido de «su superioridad».

Los hechos ocurrieron supuestamente en el domicilio de la abuela paterna, en la capital aragonesa. La menor habría sido víctima de las supuestas agresiones sexuales en al menos dos ocasiones, en fechas que no se han podido concretar. La víctima, coaccionada por su familiar, «accedió a las pretensiones ante el temor de que, por negarse, le ocurriera algo grave», apunta la Fiscalía, que pidió prisión provisional para el acusado. Sin embargo, el juez entendió que la medida no era necesaria y solo le impuso una orden de alejamiento.

Además de la pena de cárcel, el ministerio público conmina al tribunal a inhabilitar al procesado durante cuatro años para cualquier profesión u oficio que conlleve un contacto regular y directo con menores. Asimismo, solicita una orden de alejamiento de 300 metros respecto de la presunta víctima y otra de comunicación durante diez años.

La Fiscalía va más allá y pide que, con posterioridad a la pena privativa de libertad, se imponga una medida de libertad vigilada por el plazo de ocho años. Además, solicita una indemnización de 6.000 euros por daños morales, que habría de abonar al representante legal de la niña.

Aplazado por un caso de covid

El procesado, que no tiene antecedentes penales de ninguna naturaleza, tendrá que escuchar la declaración de la niña durante el juicio –que debería haberse celebrado ayer, pero se aplazó por un caso de covid–, que ha sido citada como testigo. En este tipo de casos, los menores y las presuntas víctimas de delitos sexuales declaran detrás de un biombo. Con él, solo pueden verla su abogado y el tribunal, de modo que se salvaguarda su intimidad mientras los magistrados pueden apreciar su lenguaje no verbal. También se escuchará el audio de sus palabras durante la fase de instrucción para comprobar que no existe ninguna incongruencia en su relato. El padre y la madre de la niña también declararán como testigos durante la vista oral.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión