Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

municipal

La evolución sanitaria lleva a aplazar casi todos los congresos de Zaragoza a después del verano

Los organizadores confían en la vacuna para recuperar la asistencia presencial

El congreso de Responsabilidad Social, celebrado en febrero con asistencia presencial y telemática.
El congreso de Responsabilidad Social, celebrado en febrero con asistencia presencial y telemática.
Toni Galán

La mayoría de los organizadores de congresos siguen apostando por la presencialidad, por lo que están optando por retrasar sus eventos previstos en Zaragoza, como pronto, hasta después del verano. La evolución de la crisis sanitaria, el lento ritmo de vacunación y las restricciones de aforos aún presentes han vaciado el calendario de citas para el primer semestre del año, en el que solo se ha celebrado una reunión profesional en la ciudad, en el mes de febrero, y apenas otros tres mantienen la intención de seguir adelante antes de julio.

En la actualidad, las autoridades sanitarias permiten celebrar congresos con un aforo del 30% y un máximo de 150 asistentes. Pero hace apenas unas semanas, con el nivel 3 agravado de alerta, estaban prohibidos. Ante esta inestabilidad, "cada cual ha tomado su decisión, anular, posponer, celebrarlo 'online'...", explica Miguel Ángel Argente, director de Zaragoza Congresos.

Los que siguen en pie apuestan por el formato híbrido, es decir, que mezcla la asistencia presencial con la telemática. Así, están previstos tres eventos en los próximos meses. Uno de ellos, el de Culto a las Reliquias (6 y 7 de abril) confía en poder reunir a 48 asistentes en la Facultad de Derecho, mientras que la concurrencia física u 'online' de los otros dos –de Enfermeras Gestoras (5 al 7 de mayo) y de Inteligencia Emocional (20 al 23 de mayo)–, alcanzaría los 600 profesionales cada uno.

En cambio, el calendario de citas se aprieta a partir de septiembre, mes en el que hay fijados hasta siete eventos, la mayoría de modesta participación, pero alguno de los más potentes del año, como el de Atención Primaria, que inicialmente aspiraba a reunir a 4.000 asistentes. "Vamos a ver cómo evoluciona la campaña de vacunación y si poco a poco se va abriendo la actividad", comenta Argente, que coincide con la mayoría de los organizadores en que "un congreso 'online' no es un congreso".

A su juicio, las reuniones telemáticas "son fantásticas" pero "no sustituyen la presencialidad, el contacto y las relaciones cercanas". Además, la llegada de congresistas es un pilar básico para el sector hotelero de la capital aragonesa, que mantiene el 40% de las camas cerradas por falta de demanda, con una ocupación media de apenas el 10%. "Es crucial recuperar la actividad", señalan desde Horeca Zaragoza.

Los representantes de los hoteles recuerdan que "por cada euro invertido en alojamiento se generan dos en otras actividades, como hostelería o comercio", y piden la vuelta de las ferias y eventos presenciales a la ciudad, "para no perder el liderazgo en el sector de los congresos".

Los apenas 26 congresos que mantienen su intención de desembarcar en Zaragoza en lo que queda de año y el siguiente (20 y 6 respectivamente) contrasta con los 530 celebrados en 2019 y los 585 que tenían cita en 2020, que quedó desdibujado por la pandemia. De hecho, hasta marzo del pasado ejercicio se habían organizado 86 eventos, que dejaron 16 millones de euros en la ciudad. Muy lejos de los 110 millones esperados de enero a diciembre.

Apuesta por la sostenibilidad

Mientras pasa el temporal, el Ayuntamiento mantiene contacto con los organizadores, ha renovado la web de Zaragoza Congresos y ha reforzado su apuesta por la sostenibilidad. "Cada vez somos más conscientes de la huella de carbono y de que tenemos que hacer algo", cuenta Argente, que relata algunas de las acciones emprendidas en este sentido: un manual de buenas prácticas, un certificado de eventos sostenibles o formación específica, entre otras medidas.

Además, el Consistorio ha creado una plataforma para elaborar planes de sostenibilidad personalizados a cada congreso, así como una calculadora de la huella generada. "La idea es compensarla con acciones en Zaragoza, para dejar un legado en la ciudad", apunta en referencia, por ejemplo, a la plantación de árboles.

Solo un evento en 2021: "Tuvimos más participación que nunca"

La apuesta por la presencialidad en los congresos es mayoritaria pero no unánime. Hay organizadores que consideran que la investigación y el debate no debe paralizarse por la pandemia, y que existen las herramientas adecuadas para garantizar la celebración de eventos profesionales. Así lo cree Nita Macía, al frente del congreso de Responsabilidad Social, que el pasado mes de febrero celebró su séptima edición en Zaragoza a pesar de la pandemia.

"El objetivo de un congreso no es llenar hoteles, sino la divulgación y el conocimiento, y eso no debe parar", apunta. En su caso, la celebración fue eminentemente telemática, y tan solo los ponentes estuvieron de forma presencial en la capital aragonesa.

"El reto fue mantener a la gente enganchada tres días al ordenador", reconoce Macía. Para ello, contaron con una herramienta que permitía a los asistentes interactuar entre ellos y con los ponentes. "Fue una experiencia muy buena, tuvimos más participación que nunca", comenta orgullosa tras alcanzar los 430 inscritos, frente a los 300 de otras ediciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión