Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

aragón

Los hoteles de Zaragoza apenas esperan un 20% de ocupación en Semana Santa

El cierre perimetral de la Comunidad deja la expectativa de reservas más baja de la historia para un sector que reclama ayudas.

La oficina de Zaragoza Turismo de la plaza del Pilar.
La oficina de Zaragoza Turismo de la plaza del Pilar.
Toni Galán

Los hoteles de Zaragoza prevén una ocupación máxima del 20% durante la Semana Santa de este año. Se trata de la cifra más baja de la historia, después del cierre obligado durante el estado de alarma del año pasado, y viene determinada por el cierre perimetral de la comunidad autónoma. Por ello, desde el sector reclaman ayudas económicas con las que afrontar esta etapa de “incertidumbre”.

Así lo han manifestado este viernes el presidente de Horeca Zaragoza, Antonio Presencio, y el secretario general, Jesús Boillos, en una rueda de prensa telemática. Ambos han coincidido en señalar que las limitaciones de movilidad territorial van a lastrar la Semana Santa de este año, habitual temporada alta del sector turístico de la capital aragonesa.

En la actualidad, un 40% de las camas hoteleras de la ciudad permanecen cerradas por la falta de demanda, y apenas un 10% están ocupadas. La perspectiva es que solo se alcance el 20% durante la Semana Santa, aunque Presencio ha mostrado su esperanza de que las reservas de última hora mejoren algo estos datos, que contrastan con los de 2019, cuando se logró un 79% de ocupación media, con picos de hasta el 91%.

En cuanto a los precios, también se verán afectados por la actual crisis sanitaria y económica. De los 80-89 euros de media por noche de años anteriores, se estima que en esta ocasión se bajará a 50 euros. Además, la estancia media también se desplomará a la mitad, de 2,5 noches a 1,2.

“La meteorología nos puede ayudar algo, pero el potencial de clientes es el que es”, ha lamentado Presencio, que ha señalado que, dadas las actuales restricciones sanitarias, el cliente de este año será “eminentemente local”, más allá de los trabajadores de servicios esenciales que se alojan en sus establecimientos habitualmente procedentes de otras regiones.

“La meteorología nos puede ayudar algo, pero el potencial de clientes es el que es”

Ante estas perspectivas, Horeca ha vuelto a reclamar el apoyo de las administraciones. El secretario general de la organización, Jesús Boillos, ha pedido, por un lado, la extensión de la vigencia de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que vecen el 31 de mayo. Además, considera necesarias “ayudas que permitan compensar los 87 millones de euros que se perdieron de facturación durante 2020”. Y finalmente, una reapertura de la movilidad territorial. “Esta situación no se puede prolongar en el tiempo si se quiere que exista un sector hotelero fuerte”, ha advertido.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión