Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

la rotonda

Dos años sin Semana Santa

Por
  • Juan Antonio Gracia Gimeno
OPINIÓNACTUALIZADA 26/03/2021 A LAS 05:00
La talla de la Piedad en la procesión de la madrugada del Viernes Santo.
'Dos años sin Semana Santa'
Aránzazu Navarro

La Semana Santa española, en sus expresiones populares fuera de los templos y alejada del altar, tiene un carácter propio, un sello específico que la hace distinta, inconfundible, única. 

Durante siete días, el tránsito de las imágenes por las calles y plazas de nuestros pueblos y ciudades se convierte en una gigantesca catequesis religiosa. En estos tiempos de laicismo rampante y descristianización creciente en grandes sectores de la población de nuestro país, es un tesoro de inapreciable importancia evangelizadora. Hay que cuidarlo con especial celo.

Lo mismo cuando se ofrecen a la contemplación las artísticas figuras labradas por nuestros grandes imagineros que cuando, a falta de arte, retumban los aires con el redoblar de tambores y bombos y se oye el lamento de trompetas y chirimías, la vía pública se asemeja a una inmensa catedral. En templo tan grandioso y original, se escenifica el relato de las grandes horas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Al alba, al mediodía, en la noche y hasta de madrugada, millares de cofrades acompañan en procesión sus iconos sacros más queridos y recorren el centro y los barrios de la urbe protagonizando un espectacular Viacrucis que conmueve a unos, cuestiona a otros y a todos sorprende.

La celebración popular de la Semana Santa tiene en las calles de las ciudades y pueblos de España un sello específico e inconfundible que enriquece la expresión de la fe

La Semana Santa española en su versión popular tiene sabor de siglos, anuda con las más viejas tradiciones y costumbres de nuestro país y propicia la posibilidad de que las gentes puedan rebasar los cotos del solo sentimiento religioso y abrirse a la práctica de la verdadera fe. Por eso, vale la pena mantener, apoyar y purificar esa anual eclosión de piedad popular, igual que se conserva y embellece un palacio renacentista, un ábside románico o un árbol centenario.

Involucrado personalmente en la Semana Santa de mi ciudad durante setenta años y simple observador ahora desde la distancia, compruebo con enorme alegría el estado de buena salud de que goza en el momento actual, gracias al esmero y la vigilancia de la Junta Coordinadora de Cofradías, a la mejor formación doctrinal de los responsables de las distintas hermandades, a una más clara conciencia social de los cofrades y a la visualización de pertenencia a una gran familia unida en la fe y el amor. Ya sé que el Misterio no se cumple en la calle, sino en el altar y que un acto piadoso no es lo mismo que una celebración sacramental. Pero esta peregrinación del espíritu por la vía pública desemboca y concluye en el umbral de la nave donde mora y espera el Absoluto.

Con dos años ya de prohibición, hay que confiar en su pronto retorno

Tras el Concilio Vaticano II, en algunos círculos cultos, laicos y clericales, surgió una especie de catarismo litúrgico que parecía menospreciar las devociones populares. Tales puristas del culto cristiano no habían prestado atención al número 37 de la Constitución Conciliar sobre Liturgia, que dice textualmente: "La Iglesia no pretende imponer una rígida uniformidad en aquello que no afecta a la fe o al bien de toda la comunidad, ni siquiera en la liturgia. Por el contrario, respeta y promueve el genio y las cualidades de las distintas razas y pueblos. Estudia con simpatía y, si puede, conserva íntegro lo que en las costumbres de los pueblos encuentra que no está indisolublemente vinculado a supersticiones y errores. Y, aun a veces, lo acepta en la misma liturgia con tal de que se pueda armonizar con su verdadero y auténtico sentido".

No cabe más autorizado refrendo de la Semana Santa española. Su prohibición por segundo año consecutivo a causa de la pandemia es un hachazo a las convicciones cristianas de millones de personas. Vuelva pronto a nuestro territorio esa bellísima y grandiosa Paraliturgia, sin duda la mejor Vigilia popular como preparación de la Pascua de Resurrección.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión