Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

Autovía de Logroño: las obras acaban con la trampa mortal de Pedrola, pero no con la de Mallén

De las 30 personas que han perdido la vida en el tramo de la N-232 entre Figueruelas y Mallén desde 2009, 18 lo han hecho en estos dos municipios.

Un hombre ha fallecido este viernes por la mañana en un accidente en la N-232, en el término municipal de Mallén.
El último accidente mortal en el tramo de la N-232 entre Figueruelas y el límite con Navarra se produjo en Mallén el 25 de septiembre de 2020.
Toni Galán

Un vecino de Mallén de 46 años fue la última persona que perdió la vida en la ‘senda de los elefantes’, como muchos conductores han bautizado al tramo de la N-232 que discurre entre Figueruelas y el límite con Navarra por la gran cantidad de tráfico pesado que soporta. El accidente se produjo el 25 de septiembre de 2020, hace hoy justo seis meses. Y, como en tantas otras ocasiones, fue un choque    frontal entre un turismo y un camión el que sumó otro nombre a la larga lista de víctimas mortales: un total de 30 desde 2009, cuando el incesante goteo de siniestros obligó a Fomento a reducir el límite de velocidad de la carretera a 80 km/h y pintar una raya continua a lo largo de sus 27 kilómetros.

La nacional discurre por tres comarcas, pero son los municipios de Mallén, Pedrola, Luceni, Boquiñeni, Gallur y Magallón, por este orden, los que han pagado el peaje más caro. No en euros, sino en vidas. A estas alturas, cualquiera de sus vecinos sabe de alguien más o menos cercano que puso fin a sus días en el maltrecho asfalto de la N-232. El hartazgo tuvo su máxima expresión en los años 2003 y 2008, cuando varios miles de personas cortaron la carretera para exigir el fin de la sangría.

Loading...

De las cifras oficiales de la Dirección General de Tráfico se desprende que las verdaderas trampas mortales de la carretera de Logroño están en Mallén y Pedrola, poblaciones donde se han registrado más de la mitad de las muertes de la última década: 18 de las 30. Y aunque los 14 kilómetros de autovía que ayer se pusieron en servicio acabarán con una de ellas, habrá que esperar casi un año para eliminar la más importante.

No puede considerarse técnicamente un punto negro, pero entre los kilométricos  295 y 296,7, en el término municipal de Mallén, han perecido cinco personas en un escaso margen de tiempo. De ahí que muchos de sus habitantes consideren «precipitado» eliminar las bonificaciones de la AP-68 antes de concluir el desdoblamiento entre Luceni y la Comunidad Foral. Desde colectivos de víctimas como Stop Accidentes o de profesionales del volante, como Tradime, vaticinan un peligroso cuello de botella que, unido a las obras, podría traducirse en un repunte de los fallecidos.

Casi 2.500 camiones menos

De lo que no hay duda es de que la exención o rebaja de los peajes    de la autopista Vasco-aragonesa ha liberado de miles de toneladas de mercancía el conflictivo tramo de la N-232. Y al disminuir los camiones, lo han hecho también significativamente las muertes. La DGT y la Dirección General de Carreteras utilizan distintos métodos de medición, pero, según la primera, la caída de la IMD (Intensidad Media Diaria) es notable: si en 2009 circulaban por Figueruelas en dirección Santander 15.261 vehículos, 7.014 eran camiones. Según los últimos balances oficiales, ahora transitan 10.703 conductores y 4.594 van al volante de un trailer. En definitiva, casi 2.500 vehículos pesados menos.

Los vecinos navarros hace ya tiempo que desdoblaron su tramo de la N-232, lo que les ha permitido recortar en un 80% la cifra de víctimas mortales. Todo un ejemplo que ahora se intenta emular en Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión