Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

La autopsia confirma la muerte agónica de la niña del Picarral, a la que suministraron drogas

El progenitor, que quiere recuperar la custodia de sus otros hijos, valora solicitar la prisión permanente revisable.

La madre de la niña fallecida, el pasado sábado, tras el registro de su vivienda en el Picarral.
La madre de la niña fallecida, el pasado sábado, tras el registro de su vivienda en el Picarral.
Aragón TV

La autopsia practicada a Laia, la niña de apenas dos años que murió a golpes en enero en el barrio zaragozano del Picarral bajo la tutela de su madre biológica, confirma que sufrió una muerte violenta y “agónica”. El informe forense del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) también revela que el maltrato a la pequeña fue continuado, es decir, que no lo soportó únicamente el día de su muerte.

Además, la valoración forense concluye que a la menor se le suministraron distintas drogas, entre ellas cocaína y cannabis. Estas ingestas a la fuerza se habrían producido durante los últimos seis meses, aunque podría remontarse tiempo atrás, ya que las pruebas solo alcanzan el último medio año.

La muerte violenta sufrida por Laia el 21 de enero estuvo precedida por un informe del Servicio de Protección a la Infancia de Gerona, que no creía que la madre reuniese las condiciones necesarias para hacerse cargo de la bebé ni del resto de sus hermanos. Los menores se entregaron a la abuela paterna, que reside también en Gerona, en el verano de 2018, y estuvieron con ella, con supervisión de los servicios sociales, hasta julio de 2020. Pero la madre nunca renunció a recuperar a sus hijos y logró convencer al juez de que estaba capacitada para ello.

Tras el fallecimiento de la niña, el padre se desplazó a la capital aragonesa para ejercer la acusación. El progenitor, que quiere recuperar la custodia de sus otros hijos, valora solicitar la prisión permanente revisable.

La madre de la fallecida, V. M. P., de 28 años, tenía cuatro hijos, pero su compañero sentimental, C. L. V., de 33, es padre únicamente del pequeño, de 9 meses. Tras lo ocurrido, el Servicio de Menores del Gobierno de Aragón se hizo cargo de los hermanos de Laia, a los que buscó una familia de acogida. El jueves por la noche, al confirmarse el fallecimiento de la niña, la Policía se puso en contacto con los abuelos del más pequeño de los niños, que son los únicos que residen en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión