Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

sucesos

Una gran operación con al menos 14 detenidos descabeza la banda latina DDP en Zaragoza

La Policía detuvo en el barrio de San José al líder de la organización, con 20 reseñas por apuñalamientos, abusos sexuales y tenencia de armas. La investigación sigue abierta y no se descartan más arrestos y registros.

La Policía Nacional ha desplegado un operativo en el barrio de San José de Zaragoza contra las bandas latinas.
La Policía Nacional detuvo a este presunto miembro de los DDP en el barrio de San José de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La Brigada de Información de la Policía Nacional desplegó este martes decenas de agentes en una macrooperación que habría permitido descabezar a la banda latina Dominican Don’t Play (DDP) en Zaragoza. Las pesquisas han sido declaradas secretas, por lo que la Jefatura Superior de Aragón se limitó a confirmar el operativo, que se inició de madrugada y se desarrolló en los barrios de San José, el Actur y Torrero, pero no facilitó ninguna cifra oficial de detenidos. Sin embargo, fuentes próximas a la investigación aseguraron a HERALDO que se practicaron al menos 14 arrestos, incluido el del presunto cabecilla de la banda, Steven Guarionex Vásquez Montero, apodado Biwan y al que constan más de una veintena de antecedentes policiales por delitos de lesiones, abusos sexuales o tenencia de armas, entre otros.

Como hiciera antes con organizaciones como los Ñetas o los Latin Kings, el Tribunal Supremo declaró ilegal a la banda latina DDP en febrero de 2014. De ahí que la Policía Nacional, que ha llevado a cabo la gran redada de la mano del Juzgado de Instrucción número 9 de Zaragoza, pueda atribuir ahora a los detenidos un delito de pertenencia a grupo criminal. En cualquier caso, durante los registros practicados ayer en varias viviendas de la capital aragonesa, los agentes buscaban sobre todo armas –principalmente, machetes y cuchillos– y droga, por lo que también podrían acabar imputados por delitos de tenencia ilícita y tráfico de estupefacientes.

El despliegue policial se inició sobre las 5.30 y contó con el apoyo aéreo del helicóptero del Cuerpo Nacional, lo que despertó a muchos de los vecinos del entorno de la calle de Emmeline Pankhurst, en el barrio del Actur, muy cerca del parque del Respeto y la Ciudad de la Justicia. Allí, una docena de agentes fuertemente armados tomaron al asalto la vivienda donde detuvieron a Biwan, así como a un segundo varón identificado como Julio T. Con ellos se encontraba una mujer que se quedó a cargo de un niño pero ha sido citada para que acuda hoy a comisaría.

Varios delitos de sangre

A lo largo de la mañana, la Policía intervino también en el número 50 de la calle de Antonio Maura, en San José, donde fue detenido otro presunto miembro de los DDP. Pero el goteo de arrestos fue constante según pasaban las horas. A algunos de los jóvenes los fueron a buscar a la puerta de sus casas, como ocurrió con Cristian Jefrry F. G. o Juan David L. V., ambos citados como acusados para un juicio que se celebrará dentro de unos días por el apuñalamiento de una persona junto a la parada del tranvía de la avenida de César Augusto el 14 de febrero de 2019.

Pero no a todos los arrestados los encontró la Policía en sus viviendas, ya que varios se personaron voluntariamente en la Jefatura Superior de Aragón al saber que eran buscados: entre ellos, Michael de la C. y Sergio Antonio M. El primero es uno de los ‘fichados’ con más reseñas policiales, ya que le constan al menos 16 por delitos de amenazas y lesiones. La última vez que fue arrestado fue en octubre de 2019 por el apuñalamiento de un joven de 19 años a las puertas de un bar de copas ubicado en la calle de Marcos Zapata, en el barrio de Las Delicias.

La Brigada de Información seguiría interrogando hoy a los miembros de los DDP, que podrían pasar a lo largo de mañana a disposición judicial.

"Todos sabemos que en ese portal se mueve droga", dicen los vecinos de San José

Las intervenciones policiales despertaron una gran expectación en los barrios donde se desarrollaron. Todas congregaron corrillos de vecinos entre los que no faltaron quienes ya se esperaban un desenlace de estas características. «En ese portal siempre hay gente entrando y saliendo, la puerta no se cierra    nunca y todo el mundo sabe que ahí se mueve droga», contaba Patxi, muy atento a los últimos movimientos policiales en la calle de Antonio Maura. También Mario, que se encontró con el despliegue cuando llevaba a sus hijos al colegio, dijo apreciar «una enorme degradación en el entorno, sobre todo en algunos puntos del barrio». Este vecino, que compara la situación actual de «inseguridad» frente a «la tranquilidad que se vivía hasta hace apenas unos años», pone el foco sobre el parque de la Granja, la zona verde más importante. «A partir de las 20.00, especialmente los viernes y los fines de semana, da verdadero reparo, sobre todo por los niños. Me da pavor el día que mi hija, de nueve años, tenga que cruzarse con cierta gente», lamentaba.

En un negocio cercano al número 50 de la citada vía, el responsable explicaba que agentes de paisano llevaban tiempo peinando el terreno. «Aquí y a otras tiendas y bares ha venido las últimas semanas la Policía secreta preguntando por la situación de ese edificio», añadía. «No es que haya bronca o jaleo a diario, pero sí hay alguna gresca puntual, suponemos que por ese trajín de drogas del que todos sabemos», matizaba otra empresaria, que dijo haberse «asustado mucho» con el vuelo del helicóptero a primera hora de la mañana.

Agentes de la Policía Nacional se desplegaron este martes en el barrio zaragozano en una de las intervenciones de la macrooperación realizada en la capital aragonesa

«Te sientes vigilado»

Por la tarde aún se comentaba    en la «espectacular» operación policial en un conjunto de bloques de Zaragoza Vivienda en la calle de Emmeline Pankhurst, en el Actur. «Me he despertado con el ruido. Han estado un buen rato, desde las 7.00    más o menos, y hemos visto como se llevaban detenido al menos a un hombre», contaba Julián, residente en la zona, a la salida de una cafetería. «Mucha gente evita pasar por la plaza interior de la plaza que forman esos edificios, te sientes vigilado», relataba. Sobre el posible movimiento de droga, este vecino no dudaba en afirmar que es «evidente» que «la gente que pasa el día ahí dentro, pasándose cosas, no intercambia cromos».

Precisamente, en uno de los registros en el número 22 se encontró una báscula de precisión y una pequeña cantidad de marihuana. Uno de los ocupantes admitió que la droga encontrada era de su propiedad, aunque sostuvo en todo momento que era para autoconsumo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión