Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

El temor a salir a la calle por la covid eleva un 17% los usuarios del servicio de ayuda a domicilio en Zaragoza

El Ayuntamiento prestó asistencia a 8.307 personas en sus casas en 2020. El reparto de comida se triplica por el cierre de los centros de mayores.

El Banco de Alimentos suministró el año pasado comida para 27.000 personas en apuros.
El Banco de Alimentos suministró el año pasado comida para 27.000 personas en apuros.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

Las restricciones sanitarias y el distanciamiento físico recomendado para evitar la propagación del coronavirus están haciendo mella en el día a día de los zaragozanos, en especial de aquellos que por su edad son población de riesgo. Tanto, que salir a la calle a realizar tareas tan cotidianas como la compra se ha convertido para muchos en un cometido de riesgo que está agudizando su aislamiento social. Como consecuencia, el servicio de ayuda a domicilio que presta el Ayuntamiento ha visto cómo el año pasado aumentaron un 17% el número de usuarios como consecuencia de la pandemia.

En concreto, los asistentes sociales del Consistorio prestaron ayuda a 8.307 usuarios, de los que 6.943 eran de los denominados preventivos, es decir, con un grado de autonomía mayor, y 1.364 dependientes, en este caso financiados parcialmente a través de una encomienda del Gobierno de Aragón.

El servicio se basa en la prestación de atenciones y cuidados de carácter personal para ayudar en tareas domésticas de personas con un cierto grado de dependencia, en su mayoría mayores y solas en casa. De esta forma, se busca que estos vecinos puedan seguir viviendo en sus hogares para retrasar el traslado a una residencia. Por ejemplo, se limpia el hogar una o dos veces por semana, pero también se les cocina y se les hace la compra. En ocasiones, además, se acompaña al usuario al médico y a otro tipo de citas administrativas.

Al programa pueden acceder mayores de 65 años empadronados en Zaragoza, aunque en algunos casos también por debajo de esa edad, que vean reducida su autonomía para llevar a cabo las tareas cotidianas. El contrato de gestión llevaba caducado desde 2016, y tras un largo proceso de contratación, con numerosos recursos judiciales, finalmente se adjudicó el año pasado. Desde el 1 de enero comenzó a funcionar con las nuevas adjudicatarias (Arquisocial, Sanivida y People Plus Innovation), con un valor estimado de 87 millones de euros, contando los dos años iniciales y las dos posibles prórrogas anuales.

Sin red social

Muchos de los usuarios del servicio de ayuda a domicilio no solo tienen temor a salir a la calle por la actual crisis sanitaria, sino que también se han quedado sin sus redes de apoyo social más cercanas, y sin recursos tan necesarios para ellos como los centros de mayores, cerrados por prevención. En estas instalaciones, por ejemplo, recibían comidas que ahora tienen que ser enviadas a domicilio. De ahí que el servicio de reparto de menús haya triplicado este año el número de usuarios, al pasar de en torno a 600 a 1.767 el año pasado, según datos del Ayuntamiento de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios