Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

La Fiscalía acusa a un joven de violar a una chica en Zaragoza y a su amigo de mofarse

El presunto agresor se enfrenta a 12 años de prisión, mientras que su colega podría ser multado con 3.600 euros. 

Los hechos sucedieron en un local de la calle de Pablo Sarasate.
Los hechos sucedieron en un local de la calle de Pablo Sarasate.
Heraldo.es

La Audiencia de Zaragoza sentará el próximo 14 de enero en el banquillo a dos jóvenes, Vasile B. y Darius P., por la violación y las lesiones de las que fue víctima una chica de 21 años    en Zaragoza. La Fiscalía considera al primero autor material de la agresión sexual, mientras que al segundo lo acusa por no impedirla y mofarse incluso de la joven    cuando le pidió ayuda. Para el presunto violador solicita doce años de prisión y para su amigo, 3.600 euros de multa.

Los hechos se produjeron la madrugada del 29 de febrero de 2020, tras coincidir la víctima, de 21 años, con el presunto agresor y un grupo de colegas en la discoteca Bio Bio, en la calle de Pablo Sarasate. Según refleja el ministerio público en su escrito de calificación, Vasile B. conocía a la chica del barrio, por lo que se acercó a hablar con ella e incluso la invitó a un par de cervezas. Los dos regresaron después con sus respectivos amigos, pero cuando el local echó la persiana, sobre las 4.00, volvieron a coincidir a la salida.

El joven propuso a la chica compartir un taxi para regresar a casa, pero ambos terminaron emprendiendo el camino a pie. Según la Fiscalía, en un momento dado y «guiado por un enorme propósito libidinoso», el encausado agarró de forma agresiva a su acompañante y la besó con fuerza en la boca mordiéndole los labios. Ella le dijo que parara, pero su agresor le obligó a seguir andando hasta un descampado, donde ella perdió el equilibrio y cayó al suelo. Cuando trataba de incorporarse, le rogó al joven que le dejara irse, pero la reacción de este fue empujarla y  aprovechar su desvalimiento para violarla.

No conforme con esta primera agresión, a la que la víctima trató de resistirse en todo momento, el    agresor la obligó a acompañarle hasta su domicilio bajo amenazas para «terminar lo que habían empezado». Poco le importó al encausado que allí estuvieran su compañera sentimental y su hermano pequeño, de 14 años. Dado  el enfado de la primera, al ver que su novio llevaba a una joven a casa, Valise B. le explicó que ella había perdido el móvil y le estaba ayudando a recuperarlo. Desairada, aprovechando que tenía que irse a trabajar, la novia abandonó el domicilio.

Al parecer, el acusado aprovechó entonces para llamar a su amigo Darius P. y decirle que acudiera a su casa, que estaba con una chica y se lo iba a pasar «muy bien». Una vez allí, Vasile B, metió a la víctima en su cuarto y la volvió a agredir sexualmente. Cuando se cansó, le dijo que ahora le tocaba a su amigo. La chica le explicó a este último lo que ocurría, pero, en lugar de ayudarla, le dijo que no se hiciera la tonta, que estaba allí porque quería.

Etiquetas
Comentarios