Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

Violación en Zaragoza: "Cuando desperté en el descampado no me creía que siguiera viva, ahora no sé cómo vivir"

La zaragozana a la que abandonaron en Valdespatera tras una brutal violación sufre graves secuelas y sigue de baja. Sin trabajo, no tiene ingresos y le niegan la renta básica

Rotonda carretera Valencia-fuente de la Junquera-Valdespartera / 09-11-05 / foto GUILLERMO MESTRE[[[HA ARCHIVO]]]
La víctima recuperó la consciencia en un páramo próximo a la N-330.
Guillermo Mestre

Han transcurrido casi cinco meses, pero sus heridas, físicas y psicológicas, siguen sin cicatrizar. El paso de los días tampoco le ha permitido deshacerse del "miedo" y la "angustia" que la invaden desde aquel aciago 11 de agosto de 2020, cuando fue abandonada inconsciente en medio de un descampado del barrio de Valdespartera tras ser víctima de una brutal violación. "Cuando abrí los ojos, no me creía que siguiera viva, ahora no sé cómo vivir", confiesa Carmen –nombre ficticio con el que protege su identidad–. Y lo cierto es que la suya es una historia de infortunio y desesperación. Todavía de baja médica, sin trabajo y sin ingresos, esta zaragozana de 35 años trata de sobrevivir. Sin embargo, la Seguridad Social le niega ahora hasta el ingreso mínimo vital: 461,50 euros que le ayudarían soñar con un futuro.

Los graves desgarros y golpes sufridos mantuvieron ingresada a esta mujer dos semanas en el hospital Miguel Servet, donde la Policía Nacional le tomó la primera declaración para tratar de identificar y detener a su agresor. Sin embargo, ella no conocía al hombre que la abandonó en semejante estado, y solo pudo tirar de unos vagos recuerdos cuando tuvo que responder a las preguntas de los investigadores. Pero las pesquisas dieron resultado, y a comienzos de septiembre se anunciaba el arresto del presunto violador, un vecino de Zaragoza de 39 años identificado como J. M. C. R.

Primero en foto y más tarde en carne y hueso, Carmen no tuvo ninguna duda al señalar a su presunto atacante. Su rostro se le quedó grabado a fuego. Y aunque en el grupo de sospechosos de la rueda de reconocimiento se ‘coló’ también a un hermano del detenido, de características físicas muy similares, la mujer fue implacable al identificar a la persona que pudo haber acabado con su vida. "Me vi perdida en aquel descampado, no podía ni moverme y no sabía cómo iba a salir de allí", cuenta. Afortunadamente, cuando recuperó cierto sosiego, se percató de que no le habían quitado el móvil. Y gracias a él pudo ponerse en contacto con la central de emergencias del 112, que informó enseguida a la Policía. Las referencias que facilitó la víctima permitieron a las patrullas localizarla al filo de las nueve de la noche, para trasladarla de urgencia al Servet.

El arrestado negó ante el juez de guardia haber violado o agredido a la mujer y dijo que ni siquiera la conocía. Cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 5, encargado de la investigación, lo llamó después para un nuevo interrogatorio, J. M. C. R., que ya contaba con nuevo abogado, prefirió guardar silencio. Las pesquisas han entrado en su fase final, pero todavía restan por llegar los resultados de las pruebas de ADN, que podrían ser definitivos.

Le niegan el ingreso vital

Carmen trata de rehacer su vida, pero sus estrecheces económicas están haciendo que le resulte bastante complicado. De hecho, apenas le da para costear los 125 euros que paga por una habitación de alquiler. "Cáritas también le está ayudando mucho. Y gracias a ellos come" explica su abogada, que acaba de recurrir la denegación del ingreso mínimo vital. En vísperas de Navidad, Carmen recibió un escrito de la Seguridad Social con una escueta frase: "Supera los ingresos". No se lo podía creer. "La explicación es sencilla –apunta su letrada–. Le obligaron a dar los datos de la persona que le arrienda el cuarto, porque también vive en el piso. Y aunque ni son pareja ni tienen ninguna relación, más allá de la de inquilino y casero, han calculado las ganancias de este hombre para negarle a ella la ayuda". Increíble pero cierto.

Etiquetas
Comentarios