Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

El plan de Pignatelli costará 22 millones, renovará calles y prevé un museo andalusí

Las primeras actuaciones serán las de renovación viaria, con 4,5 millones, y se acometerán en los próximos dos años. Además habrá actuaciones en vivienda y se renovará Pontoneros.

AMBIENTE ENTORNO CALLE PIGNATELLI / 30-11-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTRE[[[FOTOGRAFOS]]]
Un furgón policial pasa junto a la vivienda donde el domingo se registró el altercado.
Guillermo Mestre

Después de años de progresivo declive y con graves problemas de seguridad y convivencia que se han agravado en los últimos meses, el Ayuntamiento de Zaragoza ha hecho al fin una propuesta para propiciar la recuperación del entorno de las calles de Pignatelli y Zamoray, en pleno Casco Histórico de la capital. Con un presupuesto estimado de 21,9 millones de euros para varios años de actuaciones, el plan especial prevé un paquete de obras en materia de vivienda, infraestructuras y equipamientos, entre los que figura un nuevo museo andalusí y la rehabilitación del edificio de Pontoneros, con los que se quiere poner punto y final a una situación crítica.

El concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, acompañado por el presidente del distrito, Alfonso Mendoza, ha presentado este martes este proyecto urbanístico con el objetivo de "invertir la inercia" del barrio, con problemas de sociales, urbanos, de okupación y seguridad. "Estamos en una situación en la que corremos el riesgo de que se nos vaya de las manos. Estamos a tiempo de evitarlo", ha dicho.

El documento, elaborado por el funcionario Ramón Betrán, tiene tres patas: la renovación de la escena urbana, los nuevos equipamientos y la rehabilitación de viviendas. Respecto al primer aspecto, se plantean seis acciones, que se ejecutarán en los próximos dos años y que tendrán un coste de 4,5 millones de euros. La reurbanización del entorno de la iglesia de San Idefonso (Santiago el Mayor) y la plaza de San Lamberto recibirá 1,7 millones para una profunda renovación del espacio urbano, el mobiliario y el arbolado, con un tratamiento de zona de tráfico restringido, peatonal y residencial.

Además, se plantea la mejora  del recorrido de Ramón y Cajal, Madre Rafols y Ramón Pignatelli, para enlazar la plaza del Portillo con el centro histórico y realzar el patrimonio con un interés turístico. El coste estimado es de 1,1 millones de euros. Además, se quieren impulsan nuevas plazoletas en la esquina de Agustina de Aragón con Miguel de Ara, con una inversión de 40.000 euros.

Esto es lo urgente, pero más adelante se impulsarán otros dos proyectos: la reforma de la plaza de José María Forqué, para la que se necesitarían 563.800 euros, y la urbanización del tramo de la calle de Agustina de Aragón entre Cerezo y Mayoral, que costarían cerca de 92.100 euros. De este modo, la previsión inicial es que las seis actuaciones en la vía pública se completen en dos anualidades, sin contar con la reurbanización de las calles Palma y Escopetería, con una inversión prevista de 129.000 euros para ampliar la anchura de la calle o habilitar alguna plazuela. El proyecto debe esperar hasta que se desarrolle el espacio museístico de la zona.

Según explicó Serrano, la zona está bien dotada de equipamientos. No obstante, se quieren habilitar un nuevo espacio cultural ligado a la musealización de los restos andalusíes situados a ambos lados de la calle de la Escopetería y en la plaza de Forqué. Podría tener alguna sala destinada a la historia de la zona. Solo el equipaniento cultural supondrá 8,6 millones. Por otro lado, se prevé una gran residencia de estudiantes que ocupe el antiguo cuartel Sangenis (Pontoneros).

Por último, el plan prevé habilitar pequeños locales o edificios de servicios (pisos tutelados, residencias, guarderías...) para dar vida al barrio. Además se han previsto operaciones de esponjamiento, rehabilitación ampliación del parque de vivienda pública. Hay 1,9 millones para expropiaciones, 2m8 para vivienda social y dotación asistencial. Además, la reforma de las dos manzanas centrales del Área de regeneración y renovación urbana (ARRU), que coincide en el espacio y tiene financiación de DGA y del Estado, cuenta con 4 millones. Serrano dijo que «no se va a demoler lo que se pueda rehabilitar» y que el barrio "no perderá su esencia".

Victor Serrano, este martes, antes de presentar el plan especial de Pignatelli.
Victor Serrano, este martes, antes de presentar el plan especial de Pignatelli.
José Miguel Marco

Pero más allá de lo urbanístico, Serrano avanzó que se va a solicitar a inspección de Urbanismo un catálogo de edificios en los que se pueda intervenir para proceder a su desalojo por generar problemas de salubridad o convivencia. El edil aclaró que esta medida no afectará a las personas que hayan okupado viviendas pero que no produzcan estos inconvenientes. Cuando se tenga el informe, se solicitará la colaboración de la Delegación. De momento el Ayuntamiento ya se ha dirigido al fiscal jefe. Por otro lado, en cuanto la Delegación lo autorice, se colocarán cuatro cámaras para mejorar la seguridad.

La posición de los grupos

El proyecto urbanístico del entorno Pignatelli fue recibido con algunas dudas por parte de los grupos municipales. El PSOE consideró que el plan especial "se queda corto" y que se actúa en las zonas que se encuentran en mejor situación, mientras que se dejan de lado algunas que están peor. El concejal Horacio Royo reclamó en cualquier caso "plazos y presupuestos" y lamentó "e l corto alcance y la escasa concreción"».

Pedro Santisteve, de ZEC, pidió una segunda reunión para profundizar en el proyecto y, sobre todo, la participación de la población del barrio. Reclamó que no se posibiliten procesos de gentrificación y reivindicó además el papel de la mediación comunitaria para resolver los conflictos.

En Podemos-Equo vieron con "buenos ojos" el proyecto, pero reclamaron una intervención urbanística y de embellecimiento que estuviera intrínsecamente unida a una intervención social y cultural. Su portavoz, Fernando Rivarés, cuestionó, eso sí, que se plantee "una residencia para estudiantes ricos".

El portavoz del grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, Julio Calvo, dijo que el proyecto es "magnífico sobre el papel", dado que "los técnicos municipales tienen una experiencia extraordinaria en planeamiento", pero solicitó que vaya acompañado con elementos de orden público.

Etiquetas
Comentarios