Despliega el menú
Zaragoza

El colegio Marianistas de Zaragoza se convierte en un centro experimental anti-covid

El colegio concertado de Zaragoza pone en marcha un proyecto piloto con tecnología ultravioleta para purificar el aire de las aulas y desinfectar el comedor y las tabletas.

El colegio concertado Santa María del Pilar Marianistas de Zaragoza se ha convertido en algo parecido a un quirófano o un laboratorio. Dentro de su plan de contingencia para mantener a raya el coronavirus, va a poner en marcha un proyecto piloto en España con tecnología ultravioleta C en colaboración con la empresa Signify (antigua Philips) y el epidemiólogo y profesor titular de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, Nacho de Blas.

"Es una medida más de todas las que se están aplicando. No es una solución individual, complementa a las ya existentes. De su eficacia esperamos tener algún dato cuando termine el estudio dentro de tres meses", asegura el director, José Luis Andrés Laguna.

Los dispositivos más novedosos de los tres que se utilizan son los purificadores de aire con rayos ultravioleta que se han instalado en los techos de dos aulas de 1º de infantil. Funcionan de forma continuada mientras los niños están en clase, y si no fuera por el pequeño reflejo azul que emiten, y el piloto amarillo que avisa de que están encendidos, podrían pasar por unas lámparas.

"Otras dos clases de niños de 3 años no van a contar con estas máquinas. Así podremos comparar las bajas que se producen en las clases y ver si tienen alguna incidencia a la hora de prevenir las enfermedades que se transmiten por vía respiratoria como catarros, gripes o la covid", explica Andrés Laguna. Se ha decidido hacer esta investigación con los pequeños de infantil porque son "los que habitualmente no llevan mascarilla".

Los aparatos están a la altura suficiente para no tener contacto con ningún escolar, profesor o personal no docente y tampoco son accesibles. Se han hecho los controles de las mediciones de radiación que están muy por debajo de los umbrales perjudiciales.

"Es segura si se usa bien"

El director de comunicación de Signify, Jordi Manrique, asegura que aunque la tecnología ultravioleta aún suscita "reticencias" es "segura siempre y cuando se utilice adecuadamente y bien". "Esta tecnología se viene usando durante más de 35 años como desinfectante de virus, bacterias y hongos en el agua, superficies, laboratorios y quirófanos. Con la pandemia está cobrando fuerza fuera de los ámbitos tradicionales de su uso", apunta. Esgrime también que la Universidad de Boston la ha validado para la desactivación del SARS-COV-2, virus causante de la covid-19.

El comedor de infantil y de 1º y 2º de primaria es otro de los espacios que acoge este experimento. Aquí se han colocado, también en el techo, regletas de luz ultravioleta para su uso programado nocturno, cuando la sala está vacía, que desinfectan en unos 45 minutos las mesas y los sillas de los comensales. Como medidas de seguridad se activan manualmente y hay sensores que detectan si las puertas se abren o si hay alguna presencia o movimiento para apagar el sistema. Dos clases de 2º de infantil comerán en el sitio desinfectado con tecnología ultravioleta y otras dos no, para así poder comparar los grupos.

Para los profanos, la tercera máquina se asemeja a un enorme microondas. Se trata de una cámara de desinfección para las tabletas que se utilizan en las clases, unas 200 en total, objetos de robótica y pequeñas piezas de Lego, aunque admite otros materiales. "Hemos calculado que en un minuto que dura el proceso se pueden desinfectar 10 tabletas a la vez", explica Jesús Mínguez, responsable TIC (tecnologías de la información y la comunicación). Una solución "más rápida y efectiva", asegura, que limpiarlo con toallitas o algún tipo de disolución.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios