Despliega el menú
Zaragoza

economía

Más de 200 personas marchan en Zaragoza para frenar el ERE de Alumalsa

El comité de trabajadores solicitará a la empresa en la primera reunión de este martes que los despidos sean voluntarios

Más de 200 personas, entre trabajadores, familiares y simpatizantes, han protestado este lunes en las calles de Zaragoza para frenar los despidos masivos de Alumalsa. Al grito de "ni un paso atrás", los manifestantes han marchado desde el pabellón Príncipe Felipe hasta el palacio de la Aljafería para dejar claras sus reivindicaciones y posicionarse firmemente en contra del expediente de regulación de empleo (ERE) extintivo presentado por la dirección y que afecta a 230 empleados. Mañana, martes, se celebrará la primera reunión con la compañía de fundición, en la que pondrán todas las cartas sobre la mesa con el objetivo de "que no haya ningún despido" o, en todo caso, que sean de carácter voluntario. 

"Estamos haciendo esto para ser visibles de cara a la sociedad, para que la ciudadanía vea que tiene pinta de que se quieren cargar una empresa de 70 años". Con estas palabras ha resumido el presidente del comité, Enrique Hernández, el espíritu de la primera movilización, a la que, por el momento, seguirá otra el jueves que acabará frente al Ayuntamiento de Zaragoza. Al comienzo de la protesta, el representante de los trabajadores ha explicado que el ERE afecta al 40% de la plantilla (de unas 550 personas ahora y de 792 a principios del año pasado) y que, de estos puestos, el 80% son de producción directa, es decir, corresponden a 'personal obrero' u operarios. 

La protesta ha sido ampliamente secundada aunque, según ha considerado Hernández, todavía podría haber registrado más afluencia de no ser porque prácticamente el total del personal que aún estaba en ERTE se ha incorporado este semana a sus puestos de trabajo. "Aún hay bastante gente, porque los que van de noche pueden venir todos, pero si no hubiera hecho esta jugada la empresa seguro que estaríamos más", ha apuntado. 

Tal y como ha recordado el portavoz, son muchas las familias que dependen directamente de estos sueldos, por lo que quieren lograr que finalmente no haya ningún despido o "por lo menos que sean voluntarios", que los trabajadores puedan acogerse a "despidos atractivos" o prejubilaciones. Sin embargo, el problema es que el ERE presentado por la compañía es muy elevado por lo que, calcula el portavoz de los trabajadores, solo unas 70 personas podrían acogerse a esta última opción. "Y habrá que ver si la empresa tiene la intención de prejubilar", ha sentenciado.  

"Llevamos tres años prácticamente que no traen ningún tipo de producción nueva, una producción importante se fue de repente en octubre de año pasado -en referencia a la cancelación por parte de Borg Warner de todos los contratos para sus fábricas de España, EE. UU. y Portugal- y el resto en agosto. Si no vienen producciones estamos casi esperando a ver qué pasa, ese es nuestro temor", ha lamentado. 

La primera reunión entre los representantes de los trabajadores y la dirección de la empresa, que se celebrará este martes, la asumen de momento con incertidumbre. La mesa negociadora contará con representantes de UGT, CC.OO., Sindicato Independiente de Trabajadores de Alumalsa (SITA), Organización Sindical de Trabajadores de Aragón (OSTA) y CNT. "Nuestra posición es negociar unos despidos atractivos para que la gente se sume voluntaria y las prejubilaciones, pero habrá que ver qué intención llevan ellos, estamos un poco a expensas", ha expresado Hernández. Tienen hasta el 28 de octubre para alcanzar un acuerdo que resulte satisfactorio, aunque el plazo podría alargarse si ambas partes están de acuerdo. 

Etiquetas
Comentarios