Despliega el menú
Aragón

economía

El 87% de los afectados por los despidos de Alumalsa son operarios

La caída del 46,5% de la facturación de la empresa, entre las causas que justifican el ERE, según la memoria.

Empresa Alumalsa. Visita a las instalaciones.S / 26-02-2014 / FOTO: MAITE SANTONJA [[[HA ARCHIVO]]]
Un operario en la planta de Alumalsa, en 2014.
MAITE SANTONJA/HERALDO

El 87,3% de los trabajadores incluidos en el expediente de regulación de empleo (ERE) de extinción de Alumalsa, 201 de las 230 personas que en principio perderán sus puestos, corresponde a la categoría de ‘personal obrero’, los operarios. La lista de despidos incluye también a siete ‘profesionales de oficio’ (fresadores, torneros, soldadores, electricistas) y los restantes 22 son técnicos (ingenieros y personal de administración). Así consta en la documentación que la dirección de la fábrica especializada en fundición de aluminio ha entregado a los sindicatos, que incluye también una memoria de las causas que han llevado a la compañía a adoptar esta drástica decisión, así como la auditoría de cuentas, planes de recolocación, análisis técnicos, etc.

El documento que detalla los motivos para llevar adelante el ERE, a la que ha tenido acceso este diario, explica que Alumalsa "se encuentra en una situación económica y financiera muy desfavorable, con un descenso muy relevante en la facturación (caída del 46,5% con respecto a 2019), y con pérdidas tanto acumuladas como previstas". Y añade: "Las perspectivas de crecimiento están muy condicionadas por la situación actual de mercado y por no disponer de una cartera de pedidos futuros a corto plazo".

En relación con la disminución de la carga de trabajo de la fábrica zaragozana, la memoria destaca la cancelación "unilateral e indefinida" en octubre de 2019 por parte de Borg Warner de todos los contratos para sus fábricas de España, EE. UU. y Portugal, así como la de pedidos de la misma compañía para fábricas de Polonia y Alemania, esta última anunciada en agosto pasado. A esto se une la caída de la facturación por la conclusión de proyectos en final de vida, por la contracción debido a la baja demanda de motores diésel y por el retroceso en ventas por la covid-19.

Ante esta situación, recoge el documento, "las perspectivas de continuidad de la actividad futura de Alumalsa pasan por la necesidad urgente de reestructurar la empresa y conseguir nuevos pedidos (externos o internos) con la mayor urgencia posible, teniendo en cuenta que los periodos de ejecución en el mercado del automóvil tienen un periodo medio desde la contratación de 36 meses hasta que se convierten en facturación efectiva».

Pese a este panorama, los sindicatos pedirán a la dirección que se intente reducir el número de despidos y que se opte por facilitar prejubilaciones y otras medidas. La primera reunión entre las partes será mañana y se limitará a fijar el calendario del diálogo.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios