Despliega el menú
Economía

industria

Alumalsa anuncia el despido de 230 trabajadores en Zaragoza

Los sindicatos atribuyen la medida a la pérdida de un contrato a un proveedor del automóvil.

Empresa Alumalsa. Visita a las instalaciones.S / 26-02-2014 / FOTO: MAITE SANTONJA [[[HA ARCHIVO]]]
Instalaciones de Alumalsa, en una imagen de 2014.
MAITE SANTONJA

La dirección de Alumalsa, empresa zaragozana especializada en la fundición de piezas de aluminio en coquilla por gravedad, ha comunicado este lunes a su comité de empresa la presentación de un expediente de regulación de empleo de carácter extintivo de 230 de sus 550 trabajadores. El anuncio ha sido recibido como un jarro de agua frío por parte de la plantilla, inmersa en un ERTE hasta el 31 de octubre como consecuencia de la crisis generada por la expansión del coronavirus.

Detrás de estos despidos está, según fuentes sindicales, la pérdida de un importante contrato de suministro de piezas a dos plantas del grupo Borg Warner, proveedor de componentes para la industria de la automoción, ubicadas en Alemania y Polonia, si bien esta mala noticia ya fue comunicada a los representantes de los empleados el pasado mes de agosto.

La dirección de la compañía, sin embargo, ha atribuido la decisión a la crisis causada por la covid-19, a la "finalización acelerada" de algunos modelos de motores diésel que fabricaba, y a la "anulación imprevista de los contratos existentes" por parte de su principal cliente, lo que "exige una completa revisión de la estructura de la empresa".

Enrique Hernández Encuentra, presidente del comité de Alumalsa, ha lamentado la peligrosa deriva de esta compañía histórica en Zaragoza (fue fundada en 1946) desde que el grupo canadiense Linamar se hizo con la factoría en 2016 al integrar en su división de metales ligeros al grupo Montupet, que había adquirido la planta aragonesa en 1987. «A lo mejor esto es el principio del fin», ha apuntado el dirigente sindical en un tono muy pesimista tras reseñar que la pérdida de un contrato de otra filial de Borg Warner en 2019 obligó a Alumalsa a reducir su plantilla de los 760 a los 550 empleados actuales. «Entonces se fueron muchos trabajadores no fijos y hubo otras salidas pactadas, pero ahora la situación es mucho peor, con muchas personas en edades más difíciles de recolocar», ha dicho.

En la comunicación de los despidos, la dirección de Alumalsa precisa que entre los 230 trabajadores afectados están comprendidos «los grupos profesionales de técnicos titulados, técnicos no titulados, administrativos, subalternos, personal de oficio y obreros». Asimismo, indica que se dispone ahora de un plazo máximo de 7 días para iniciar el plazo de consultas.

Mientras eso ocurre, los sindicatos han convocado para el próximo domingo por la mañana una asamblea de trabajadores frente a la fábrica. El comité de empresa está liderado por el SITA(Sindicato Independiente de Trabajadores de Alumalsa).

«Con 75 años de historia en Zaragoza esta empresa ha sido un estandarte», ha considerado Adolfo Montori, delegado de CC. OO. en la planta, tras cuestionar la política «soberbia» de Linamar en la negociación de contratos. «No vamos a permitir que nadie se vaya a la calle, vamos a pelear en la negociación para evitar los despidos», ha asegurado. El momento actual, ha dicho también, es «muy delicado» para quienes trabajan en Alumalsa, por el momento de crisis económica causada por la covid-19 y por el hecho de que muchos empleados tengan hoy entre 40 y 50 años.

Etiquetas
Comentarios