Despliega el menú
Economía

laboral

Los trabajadores de Alumalsa inician movilizaciones contra los 230 despidos

Decenas de empleados se concentran frente a la fábrica. Las protestas "irán a más", afirman los sindicatos.

[[[HA REDACCION]]] 5591f107-0ade-4e04-935b-4c3274e0ed11.jpg
Protesta de trabajadores de Alumalsa, este domingo.
CC. OO. Aragón

Decenas de trabajadores de la fábrica de fundición de piezas de aluminio de Alumalsa se han concentrado este domingo a las puertas de la planta zaragozana, ubicada en la carretera de Castellón, en la primera de las protestas realizadas desde que la dirección de la compañía les anunció el pasado lunes el despido de 230 de los cerca de 550 empleados. Con distancia de seguridad para cumplir las directrices marcadas para impedir contagios de coronavirus, los miembros de la plantilla que acudieron escucharon las explicaciones que, sobre la situación, dieron los dirigentes del comité de empresa.

«Son 230 despidos pero en realidad son muchos más si recordamos que a mediados de 2019 había 792 trabajadores en la planta», apuntó uno de los líderes sindicales, de CC. OO., antes de denunciar las políticas de multinacionales «a las que se les facilita la instalación en un territorio y que cuando se enriquecen se marchan y dejan abandonadas a cientos de familias». «Vamos a negociar todo, no queremos que se vaya nadie que no quiera hacerlo», apuntó el sindicalista.

Adolfo Montori, de la misma organización, insistió en esa idea en declaraciones a este diario al asegurar que «no vamos a permitir la salida de nadie, queremos que se mantenga el pleno empleo».

Decisiva en la decisión de la empresa de sacar adelante un expediente de regulación de empleo (ERE) de extinción ha sido la pérdida de dos importantes contratos de suministro de piezas a plantas del grupo Borg Warner, proveedor de componentes para la industria de la automoción, la última de ellas notificada al comité el pasado mes de agosto. En una nota de comunicación a la plantilla, la dirección de la factoría hizo referencia a la pérdida de ese cliente, a la finalización de vida de varias de sus referencias y a la situación actual mundial de la covid-19 para justificar la medida. Todas estas circunstancias, según la compañía, «han provocado que la situación económica de la empresa sea comprometida» por la que -apuntó- «ante la bajada de producción nos vemos obligados a reducir la plantilla».

Tras la concentración de este domingo, en la que no fue mucha la información facilitada ya que el comité no ha recibido la documentación de la empresa en la que se exponen las razones del ERE, los sindicatos dan por iniciadas unas movilizaciones que a partir de ahora «irán a más», indicaron, sin precisar hasta qué punto. De momento, apuntaron, no se ha decidido si llevarán adelante una huelga, aunque esa es una herramienta que siempre está sobre la mesa, señalaron.

El actual conflicto laboral ha pillado a muchos trabajadores de Alumalsa en medio de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), aplicado en estos meses de pandemia. «Muchos no han cobrado del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) las pagas de junio y julio», apuntó al respecto Adolfo Montori.

Fundada en Zaragoza en 1946, Alumalsa es propiedad del grupo canadiense Linamar desde 2016, año en el que esta firma integró en su división de metales ligeros al grupo Montupet, que había adquirido la planta aragonesa en 1987.

Etiquetas
Comentarios