Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La Policía investiga si el turolense de 55 años hallado muerto en un trastero de alquiler en la calle Corona de Aragón vivía allí

La Policía no vio signos externos de violencia en el cadáver y cree que se trata de una muerte natural. Los agentes sospechan que el hombre podría vivir allí.

Levantamiento del cadáver encontrado en un trastero en la calle Corona de Aragón de Zaragoza
Levantamiento del cadáver encontrado en un trastero en la calle Corona de Aragón de Zaragoza
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional ha abierto una investigación para aclarar las circunstancias en las que se produjo este viernes la muerte de Carmelo B. V., un hombre de 55 años natural de Vinaceite (Teruel) cuyo cadáver fue hallado ayer en avanzado estado de descomposición en un trastero de alquiler junto al número 32 de la calle Corona de Aragón de Zaragoza. En un principio, parece que las pesquisas apuntan hacia una muerte por causas naturales, ya que el cuerpo no presentaba signos externos de violencia ni el local, de poco más de cuatro metros cuadrados, estaba revuelto.

Los investigadores confían en que la autopsia que este sábado se practique al cadáver en el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) aporte algo más de luz al caso, ya que no descartan que el hombre arrastrara algún tipo de enfermedad. De hecho, la Policía trataba de localizar ayer a algún familiar del turolense para ahondar sobre este extremo e intentar saber qué hacía en el trastero. Los agentes sospechan que el hombre podría estar viviendo allí, aunque nadie podía ayer confirmarlo de forma rotunda.

Según explicó el propietario del local donde encontraron el cuerpo, fueron los propios vecinos del edificio quienes alertaron hace un par de días del fuerte olor que desprendía este trastero. Ante las reiteradas quejas, se acercó este viernes a ver qué pasaba y nada más abrir la puerta de la calle pudo percibir la pestilencia.

"Cuando me llamaron estaba en la playa. Pero tanto insistieron que decidí volver antes a Zaragoza para solucionar el problema. Y la verdad es que nada más entrar he notado un olor horrible. El pasillo estaba además lleno de moscas", señalaba el dueño de los trasteros. Según este, aunque se accede desde la calle Corona de Aragón, el espacio donde hallaron el cadáver pertenece al número 55-57 de la calle de Antonio María Claret. Se trata de un local en el que hace 10 años se habilitaron una veintena de trasteros en régimen de alquiler. Fuentes próximas al caso confirmaron a este diario que el ahora fallecido tenía alquilado uno desde hace unos tres años.

La sala del 091 recibió el aviso sobre 14.00, aunque no fue hasta pasadas las 16.30 cuando los Bomberos de Zaragoza acudieron al lugar de los hechos para abrir la puerta del trastero donde hallaron el cadáver. Al parecer, había luz dentro del cuarto y tanto el dueño del local como los policías llamaron para ver si alguien respondía. Pero nadie lo hizo, de ahí que terminaran avisando al 080. En cuanto a la identificación del fallecido, será oficialmente el Grupo de Homicidios quien con el informe de la autopsia le ponga nombre y apellidos. Pero el arrendador facilitó los datos del hombre que le pagaba el alquiler -al que llamó por teléfono sin obtener respuesta- y parece que se halló algún tipo de documentación.

Agentes del Grupo de Homicidios investigan las causas de la muerte

Con trajes de protección

Se desconoce si fue por el protocolo de medidas para evitar contagios de covid-19, por el posible estado de descomposición del cuerpo o por alguna otra razón, pero lo cierto es que los bomberos acudieron a la calle Corona de Aragón pertrechados con equipos de protección individual. De hecho, fue esta circunstancia la que llamó la atención de vecinos y viandantes, que se detenían junto al cordón policial para intentar enterarse de lo ocurrido.

Cuando la Policía Científica y el Grupo de Homicidios terminaron el trabajo, la Hermandad de la Sangre de Cristo procedió a trasladar el cadáver a las instalaciones del IMLA. Al parecer, dado su avanzado estado de descomposición, los bomberos tuvieron que colaborar también en estos trabajos. De las pesquisas del caso se ha hecho cargo la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Zaragoza, a la que hoy podrían remitirle el primer avance de la necropsia.

Etiquetas
Comentarios