Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Hallan un cadáver en un trastero de alquiler de la calle Corona de Aragón de Zaragoza

El fallecido es un hombre de mediana edad y el cuerpo se encontraba en avanzado estado de descomposición.  El Grupo de Homicidios de la Policía investiga ahora las causas del deceso. 

Agentes de la Policía y miembros del cuerpo de bomberos, en el lugar de los hechos.

Los bomberos de Zaragozahan descubierto esta viernes por la tarde el cadáver de un hombre de mediana edad en un trastero de alquiler situado junto al  número 32 de la calle de Corona de Aragónde Zaragoza. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, el cuerpo se hallaba en avanzado estado de descomposición y podría corresponder a la persona que tenía alquilado el local. Hasta dicho lugar se ha desplazado el Grupo de Homicidios, la Policía Científica y una comisión judicial  para tratar de aclarar las causas de la muerte.

Hace un par de días, los vecinos del número 55-57 de la calle de Antonio María Claret -en cuyos bajos se halló ayer el cuerpo- avisaron al dueño de los trasteros -se trata de un local en el que se hace una década se habilitaron una veintena de cuartos de unos cuatro metros cuadrados- del fuerte olor que desprendía uno de ellos. Ante las reiteradas quejas, el arrendador, que estaba fuera de la capital, se acercó este viernes a ver qué pasaba y nada más abrir la puerta de la calle pudo percibir la pestilencia.

"Cuando me llamaron estaba en la playa. Pero tanto insistieron que decidí volver antes a Zaragoza para solucionar el problema. Y, la verdad, es que nada más entrar he notado un olor horrible. El pasillo estaba además lleno de moscas", ha señalado el dueño de los trasteros a HERALDO. 

Con trajes de protección

Se desconoce si fue por el protocolo de medidas para evitar contagios de Covid-19, por el posible estado de descomposición del cuerpo o por alguna otra razón, pero lo cierto es que los bomberos acudieron a la calle Corona de Aragón pertrechados con equipos de protección individual. De hecho, fue esta circunstancia la que llamó la atención de vecinos y viandantes, que se detenían junto al cordón policial para intentar enterarse de lo ocurrido.

Cuando la Policía Científica y el Grupo de Homicidios terminaron el trabajo, la Hermandad de la Sangre de Cristo procedió a trasladar el cadáver a las instalaciones del IMLA. Al parecer, dado su avanzado estado de descomposición, los bomberos tuvieron que colaborar también en estos trabajos. De las pesquisas del caso se ha hecho cargo la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Zaragoza, a la que hoy podrían remitirle el primer avance de la necropsia.

Etiquetas
Comentarios