Despliega el menú
Zaragoza

Detenido en Zaragoza un joven por comprar objetos por internet que no pagaba

El hombre, de 19 años, pertenecía a una organización africana a la que mandaba los beneficios cuando lograba revender los objetos.

El Grupo de Delitos Tecnológicos bautizó la operación con el nombre de Wally.
El Grupo de Delitos Tecnológicos bautizó la operación con el nombre de Wally.
Heraldo

Agentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón detuvieron a S. T. S., de 19 años, como presunto autor de un delito de varas estafas. La investigación comenzó con la denuncia de una víctima de Zaragoza, donde como particular vendía un teléfono a través de una conocida web de compraventa de objetos de segunda mano. 

La víctima, recibió una solicitud de compra de quien decía ser una mujer, facilitándole una dirección para el envío del terminal y garantizándole que le realizaría el pago acordado. La víctima confió en la palabra de la supuesta compradora, después de haber recibido un falso justificante de pago, remitiéndole el teléfono. Finalmente, se quedó sin móvil y sin dinero.

El Grupo de Delitos Tecnológicos inició las pesquisas de esta operación, a la que bautizaron como Wally, y comprobaron que existían otras quince víctimas que habían interpuesto denuncias en comisarías y comandancias de diferentes puntos de España, esclareciendo así todas ellas al tratarse del modus operandi.

En el transcurso de la investigación, los agentes llegaron a la conclusión, con los datos que disponían, que el receptor de los numerosos envíos realizados por las víctimas formaba parte de un grupo criminal dedicado a las estafas, siendo este integrante uno de los más importantes de la organización.

El detenido fue captado por los cabecillas de la organización, asentados en el continente africano, y que actualmente venía haciendo de esta actividad su medio de vida.

El resto de integrantes de la organización, asentados en sus países, contactaban con los anunciantes y les ofrecían la compra de sus productos haciéndose pasar por otras personas, de las que usurpaban su identidad. Hacían creer a las víctimas que habían realizado el pago, remitiéndoles justificantes falsificados, para que así enviasen los productos que ofrecían a una dirección concreta de Zaragoza.

El siguiente paso del autor era vender esos productos adquiridos fraudulentamente, a través de las mismas plataformas de compra-venta en internet, remitiendo el dinero obtenido a los cabecillas de la organización ubicados en África, llevándose una comisión e incluso quedándose con alguno de los objetos.

El detenido pasó a disposición de la autoridad competente, el Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia, el pasado 26 de agosto, decretándole el Juez libertado con cargos.

Etiquetas
Comentarios