Despliega el menú
Zaragoza

Los Bomberos crean una unidad de rescate y recuperación animal que tendrá 24 especialistas

Los traslados de enjambres de abejas serán el 80% de las actuaciones. Trabajarán con especies de granja o en el salvamento de perros y gatos.

"Es una puesta en valor de los servicios que hacemos con los animales". Así define Jesús Araguás, jefe de Intervención y coordinador del Área de Especialidades de los Bomberos, la esencia de la futura Unidad de Rescate y Recuperación Animal (URRA), que está en pleno proceso de constitución. En total, 24 especialistas –que todavía deben ser seleccionados y pasar un proceso de formación– integrarán este equipo, que será esencial para llevar a cabo tareas relacionadas con la fauna, tanto doméstica como salvaje, y para proteger el medio ambiente.

Sobre todo, los futuros trabajadores de la unidad se especializarán en el traslado de enjambres itinerantes de abejas, de forma que se garantice la supervivencia de esta especie protegida, tan importante para el bienestar de todo el ecosistema. De hecho, según cuenta Araguás, este tipo de actuaciones suelen representar el 80% de todas las relacionadas con el mundo animal, sobre todo a partir de abril. "También se harán actividades de divulgación en los colegios para enseñar que las abejas son muy importantes", añade.

Además de esto, los bomberos se encargarán de rescatar perros y gatos, e intervendrán en incendios de granjas para tratar de rescatar a los animales o en los accidentes de tráfico de camiones ganaderos que, tal y como recuerda el coordinador del área, son muy aparatosos. Asimismo, actuarán en la retirada de culebras y otros reptiles, que a veces se cuelan en urbanizaciones o garajes. "Se trata de recuperarlos y soltarlos en libertad", incide. También trasladarán las colmenas de avispas, más peligrosas que las productoras de miel pero, al mismo tiempo, recuerda Araguás, la especie europea de estos insectos es la única que protege de la asiática.

Caretas y aspiradora

Las agrupaciones de abejas sin colmena fija se pueden llegar a encontrar en tejados, señales de tráfico o incluso en los semáforos. "Anteriormente, cuando se retiraban los enjambres se mataban las abejas. Poco a poco eso ha ido cambiando", resume Araguás. Ahora, explica, los bomberos se encargan de recogerlos y llevarlos a un terreno del Centro de Protección Animal de La Alfranca, donde se ha instalado una suerte de "perrera para abejas". Una vez que se ha comprobado que se trata de un enjambre sano, se entrega a un apicultor, "salvaguardando su supervivencia", apunta.

Para llevar a cabo esta tarea y retirar con seguridad los insectos, los bomberos utilizan un traje igual que el de estos profesionales, con caretas protectoras, y cuando las abejas se encuentran en lugares de difícil acceso emplean también una especie de aspirador que sirve para recogerlas sin que sufran daños. "Son unas máquinas diseñadas especialmente para nosotros, para trabajar en lugares más complicados –explica–. Con el aspirador las sacamos y las pasamos directamente a las cajas, de forma que se estresen lo menos posible".

Por ahora, la unidad todavía no se ha establecido de manera oficial, sino que, tal y como enfatiza Araguás, está "pendiente de la selección y formación de personal". No obstante, en lo que va de año los Bomberos han intervenido en unas 200 actuaciones con animales, la mayoría relacionadas con los enjambres de abejas. Del resto, el 10% suelen ser rescates de gatos, el 6% de perros y el 4% de otros animales tan dispares como una nutria o un puercoespín.

Etiquetas
Comentarios