Despliega el menú
Zaragoza

Las Fiestas del Pilar, sin Ofrenda por primera vez en sus 62 años de historia

Desde 1958, cuando comenzó oficialmente la tradicional Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar, año tras año sin perder ni uno, los zaragozanos, aragoneses y foranos han llenado las calles de Zaragoza de flores. PEro en 2020, por primera vez, parece que no va a poder ser.

La Virgen del Pilar ya luce en lo alto de la estructura de la Ofrenda
La Virgen del Pilar ya luce en lo alto de la estructura de la Ofrenda
José Miguel Marco

El alcalde de la capital aragonesa, Jorge Azcón, ha apuntado este martes que el Ayuntamiento de Zaragoza apuesta por la "prudencia y que se anule, a día de hoy, la Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar" que todos los años desde 1958, sin faltar uno, se realiza cada día 12 de octubre en Zaragoza.

La realidad de la pandemia del coronavirus es tozuda, y la intención del Consistorio zaragozano de mantener una Ofrenda reducida es inviable. El número de contagios de la covid-19, que a día de hoy se están produciendo en Aragón tiene el epicentro en a ciudad de Zaragoza y eso solo hace posible rendir tributo a la Virgen a través de una página web en la que ya están trabajando los técnicos municipales. 

A no ser que se produzca un cambio de tendencia radical en las cifras de contagios de coronavirus, por primera vez en más de 60 años, las calles de Zaragoza no se convertirán en ríos de oferentes ataviados con el traje regional camino de la Plaza del Pilar sus ramos de flores.

El pasado año, en 2019, la Ofrenda duró casi 16 horas y más de 300.000 oferentes salieron a las calles pero la participación multitudinaria no ha sido siempre así. La ofrenda arrancó oficialmente en 1958 pero tuvo antecedentes en los años cuarenta del pasado siglo. Ya entonces el camarín de la Virgen se adornaba con flores. Después, en 1958, Manuel Rodeles, presidente de la Comisión Permanente de Festejos introdujo en el programa este acto, que duró apenas dos horas y desfilaron alrededor de 2.000 personas.

62 años de tradición

Con los años el éxito de la Ofrenda iba en aumento. En 1964 se creó otra ofrenda, la de Frutos, organizada por las casas regionales, según narra el Ayuntamiento en la web. Asimismo, al año siguiente fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Año tras año, a pesar de olas de calor, frío y temporales, la ofrenda ha continuado llenando de personas las calles de la ciudad y en 1980, más de 50.000 oferentes participaron ella.

Ofrenda a la Virgen del Pilar en Zaragoza en 1958. La primera ofrenda de Flores de la historia.
Ofrenda a la Virgen del Pilar en Zaragoza en 1958. La primera ofrenda de Flores de la historia.
Archivo Heraldo

A principios de los 90, el imparable aumento de participación multiplicó de forma considerable el número de ramos y canastillas, dejando obsoleta la estructura de acogida en graderío montada en la fachada de la Basílica del Pilar.

Así, en 1998, el cineasta Bigas Luna, que no faltaba nunca a la Ofrenda, alentó a modificar la ubicación. El nuevo emplazamiento facilitaba la circulación perimetral y la recepción de la flor a lo largo de dos caras y con acceso directo a diferentes puntos del manto. Ahora la Virgen se encontraba en el centro de la Plaza con un manto más grande.

Etiquetas
Comentarios