Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Ayuntamiento comienza el desmontaje del mercado provisional para llevarlo al polígono de Cogullada

El gobierno PP-Cs da carpetazo al proyecto de crear una nueva lonja en Parque Venecia por ser inviable económicamente. Habría costado 1,2 millones

La puerta principal del mercado provisional, que lleva cerrado más de seis meses, ayer.
La puerta principal del mercado provisional, que lleva cerrado más de seis meses, ayer.
Guillermo Mestre

Los vecinos de Parque Venecia no verán finalmente llegar a su barrio el mercado provisional de Murallas. La coalición PP-Cs ha acabado por dar carpetazo a este proyecto por considerarlo inviable económicamente dada la crisis actual que atraviesa todo el país y ha comenzado el desmontaje de la instalación para la que ya se ha decidido un nuevo destino: el polígono de Cogullada. Así, la lonja que dio cobijo a los detallistas del Mercado Central durante los dos años que duraron las obras de rehabilitación será utilizado por las brigadas de arquitectura del Ayuntamiento de Zaragoza. Habrá desaparecido completamente de la plaza de Lanuza en aproximadamente cuatro meses.

El gobierno municipal ha tomado esta decisión tras llevar a cabo un estudio de viabilidad, que determinó que el coste total de desmontar la estructura, trasladarla y ponerla en marcha en su nuevo emplazamiento ascendería a 1,2 millones de euros. Una inversión monetaria que no resultaría nada provechosa ya que, según indicó la concejal de Mercados, Carmen Herrarte, la crisis económica derivada de la pandemia hace imposible que el proyecto comercial prospere. «Se quedaría sin uso», lamentó la edil, que añadió que «no tiene sentido» gastar este dinero en un proyecto que «ni va a tener salida comercial ni va a solucionar las verdaderas necesidades de los vecinos».

Por ello, dijo, el Consistorio ha buscado una «doble solución» y ha optado por darle un nuevo destino a la estructura a la vez que estudia cómo «adecuar una respuesta innovadora y digital a las necesidades comerciales del barrio». Los residentes de Parque Venecia llevan tiempo denunciando la carencia de un equipamiento de estas características y la idea inicial era ubicar la lonja en la plaza de Marco Polo y acoger una docena de puestos minoristas, pero la pandemia ha dado un bandazo a estos planes.

En este sentido, Herrarte mantuvo ayer una reunión con representantes de la asociación de vecinos para empezar a trabajar en el nuevo proyecto y dar respuesta a sus reclamaciones. Por parte de la entidad vecinal, José Antonio Andrés señaló que «hay que ajustarse a la realidad» y dijo reconocer el «compromiso» del Ayuntamiento, pero sugirió optar, por ejemplo, por una infraestructura más pequeña o un mercado ambulante. «Sabemos que la situación es complicada pero tenemos que trabajar en ello», añadió.

Los trabajos

El desmontaje de la lonja comenzó ayer en el interior con la retirada de maquinaria, motores, cuadros eléctricos y luminaria, entre otras cuestiones, y estará listo en unos cuatro meses completos. La intención, según aseguraron fuentes municipales, es empezar con la parte exterior en dos meses para que a finales de este año ya no quede ni rastro de la instalación. Además, el estar ubicada junto a las Murallas Romanas hace que la urgencia de retirarla sea aún mayor, pues están consideradas como Bien de Interés Cultural (BIC).

Después, la parte de la estructura que pueda ser aprovechada se trasladará al polígono de Cogullada y el resto de los materiales se guardarán para ser usados en el futuro en otras obras. Con esto, el Ayuntamiento pretende abaratar los costes aproximadamente un 50%, por lo que el gasto final rondará los 250.000 euros.

Críticas de PSOE

El grupo municipal del PSOE criticó ayer la decisión del gobierno PP-Cs. La portavoz socialista, Lola Ranera, lamentó que la estructura de la lonja provisional, que en su día, según recordó, supuso un desembolso de 1,6 millones de euros, vaya a ir finalmente a parar al polígono de Cogullada, y exigió que se cumplan las reclamaciones de los vecinos de Parque Venecia. «Una vez más el alcalde Azcón da la espalda a los barrios», denunció la edil. «No tiene sentido», consideró.

Asimismo, el concejal del partido Luis Miguel García Vinuesa pidió que no se aproveche la crisis del coronavirus para dejar a los vecinos sin el equipamiento que, según ellos mismos, más necesitan. «No hay derecho a que uno de los barrios más jóvenes y con menos servicios sea la pagana de la crisis económica», sentenció.

Etiquetas
Comentarios