Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Un matrimonio de Zaragoza confiesa una estafa de 147.525 euros a Vodafone

Como empleado de una distribuidora de la operadora telefónica, el hombre tenía acceso a las cuentas donde los clientes hacían los pagos, lo que aprovechó para hacer 14 transferencias a su esposa. 

El matrimonio, junto a su abogado, Simón Lahoz, en los pasillos de la Audiencia de Zaragoza.
El matrimonio, junto a su abogado, Simón Lahoz, en los pasillos de la Audiencia de Zaragoza.
HA

Un extrabajador de Qualytel Teleservices S. A. (distribuidora que presta servicios para Vodafone) y su esposa se sentaron este martes en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Zaragoza como presuntos autores de un fraude que provocó un agujero de 147.525 euros en las arcas de la operadora telefónica. Según la Fiscalía, aprovechándose de su condición de agente de campañas, David Israel S. A. ideó un plan para desviar fondos desde varias cuentas de la empresa a otra de la que era titular y única administradora su mujer, Sandra R. G. Y aunque las operaciones fraudulentas del matrimonio pasaron desapercibidas durante casi un año, una investigación interna acabó destapando el engaño.

El acusado trabajaba desde el 29 de diciembre de 2016 en las oficinas que la compañía Qualytel Teleservices S. A. tiene en el edificio Trovador de Zaragoza. Sin embargo, cuando la pasada primavera la empresa descubrió el fraude, el trabajador acabó en la calle. Y, como no podía ser de otra manera, dada la cuantía de la estafa, la operadora denunció tanto al agente como a su mujer, para los que pidió penas de cárcel de cuatro años y medio y tres años y medio, respectivamente. La Fiscalía proponía la misma condena para ambos: tres años y medio de prisión. Sin embargo, ninguno pisará finalmente el centro penitenciario de Zuera, ya que reconocieron los hechos y se han comprometido a devolver el dinero del que se apoderaron.

Dos años para devolver el dinero

El acuerdo no fue sencillo, ya que la cantidad defraudada es elevada y Vodafone teme no poder recuperarla. Sin embargo, la defensa, a cargo del letrado Simón Lahoz, logró convencer a las acusaciones de que sus clientes abonarán los 71.717 euros que todavía adeudan. Porque, a través de varios embargos judiciales, la pareja ya ha devuelto 74.808 euros. En principio, la denunciante ha fijado un plazo de dos años para que los encausados hagan efectivo el resto del pago.

Cuando negociaban los términos del acuerdo, la defensa recordó que el agente de Vodafone reconoció el fraude desde el primer momento y ayudó a cuantificar el importe total de la estafa. Por ello, y tras comprometerse el matrimonio a devolver hasta el último euro, tanto el ministerio público como la acusación particular, a cargo de María Ángeles García, se avinieron a rebajar sustancialmente las penas de cárcel. Así, el tribunal de la Sección Sexta le impondrá a él una condena de un año y 11 meses y a ella, de un año. Penas que, al no tener antecedentes, presumiblemente serán suspendidas.

Al admitir los hechos, David Israel S. A. confesó que utilizó su clave de usuario y la de otros tres compañeros de trabajo para acceder a varias cuentas de Vodafone en las que se ingresaban los pagos de los clientes. De esta forma, pudo efectuar hasta 14 transferencias a la cuenta de su esposa: la de mayor importe fue precisamente la última, que se ejecutó el 16 de enero de 2019 y ascendía a 42.988 euros. Hasta entonces, las cantidades desviadas habían sido más discretas y casi siempre rondaban los 2.000 euros. Cuando la compañía descubrió el fraude, el acusado confesó la autoría y reconoció que los tres compañeros a los que robó las claves no sabían nada. 

Etiquetas
Comentarios