Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Ayuntamiento buscará una solución para la colonia de gatos del Zaragoza Sur

La ampa lleva meses denunciando la presencia de alimentos para los felinos a las puertas del colegio y el consistorio ha anunciado que limpiarán y desinfectarán la zona antes de que comiencen las colonias de verano.

Los alimentos se acumulan en las puertas del colegio Zaragoza Sur.

Desde hace aproximadamente un año y medio, los padres y madres de los niños escolarizados en el colegio Zaragoza Sur, en Rosales del Canal, observan con indignación cómo el entorno del centro educativo se degrada.

El principal problema al que tienen que hacer frente, tanto los padres como el personal del colegio, es la acumulación de alimentos para los gatos de los alrededores a las puertas del recinto. Desde hace un tiempo, quienes pasean por allí ven con frecuencia recipientes con restos de comida para los felinos que habitan en la zona y la situación está acabando con la paciencia de los miembros de la ampa. “Ya lo hacen por costumbre. Cesó durante el confinamiento, pero los problemas comenzaron de nuevo cuando se flexibilizaron los paseos y la movilidad general”, explica Rubén Lafuente, presidente de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos.

De hecho, hace tan solo unos días, se encontraron con una hilera de numerosos recipientes llenos de comida en la puerta por la que acceden los alumnos de infantil. La sorpresa del personal del centro fue que, en esta ocasión, fueron más allá a incluso colocaron recipientes para que bebieran agua en el interior del centro, presumiblemente a través de las rejas de la puerta de entrada. “Antes colocaban la comida en los laterales, fuera del colegio, pero ahora incluso están poniéndoles cosas dentro. Ahí mismo están los juguetes con los que los niños juegan en el recreo”, apuntan desde la ampa del centro.

El colectivo lleva meses denunciando lo que ocurre en los alrededores del colegio. Lo han comunicado en la Junta de Distrito en varias ocasiones y también han alertado a la policía. En este sentido, fuentes municipales han explicado que el Instituto Municipal de Salud Pública tiene previsto desinfectar, limpiar y desratizar -en caso de que también haya roedores- la zona antes de que comiencen las colonias de verano que albergará el colegio.

Restos de comida en las puertas del colegio de Rosales del Canal.
Restos de comida en las puertas del colegio de Rosales del Canal.
Heraldo

La ampa cree las obras de saneamiento en los aledaños del colegio anunciadas el pasado mes de febrero serán la solución definitiva para acabar con el problema. El comienzo de los trabajos, que consistirán en pavimentar los alrededores del centro, estaba previsto para este mes de junio. La idea inicial era iniciar las obras una vez que los pequeños finalizaran el curso, algo que habría ocurrido el viernes. No obstante, Lafuente considera que se podría haber aprovechado el parón del confinamiento para adelantar los trabajos. “Todo el mundo sabía hace meses que ya no iba a haber cole”, apunta.

Fuentes municipales consultadas al respecto recuerdan que esta actuación se enmarca dentro de la fase dentro de la reurbanización 2 Noreste de Arcosur, pero que el proyecto de Urbanización todavía no está aprobado. “En estos momentos todavía está en fase de cumplimiento de prescripciones y pendiente de informe de algunos servicios municipales”, informan. La Junta de Compensación de Arcosur es la que ha de llevar a cabo estas intervenciones.

La ampa cree que con la limpieza y el asfaltado de la zona, se acabarían muchos de los problemas que sufren actualmente. “Si lo arreglan y todo queda más despejado, probablemente la persona que coloca la comida se cortaría un poco más”, señalan. El temor es que las obras se retrasen y en septiembre, cuando de comienzo el nuevo curso, todo siga como ahora.

“Hay que adecentar esto. Antes había liebres, conejos… ahora el mayor problema son los gatos”, comenta Lafuente. Hace unos años, el tema de los felinos era anecdótico, porque la principal preocupación era el estado de la vegetación y las vallas que rodean el centro educativo. “Los matorrales son un problema, pero lo de los gatos ya es una cuestión de salubridad”, añade.

A este respecto, desde el área de Participación Ciudadana del Ayuntamiento aseguran que buscarán “una solución para reubicar a los gatos”. De hecho, en estos momentos, se está haciendo un censo de colonias felinas no oficiales para estudiar su situación y trasladar las que están cerca de centros educativos

Etiquetas
Comentarios