Zaragoza
Suscríbete por 1€

coronavirus en aragón

El transporte público de Zaragoza llega al 40% de la demanda habitual con la fase 3

El aumento de aforo y el fin de los viajes gratuitos para sanitarios mejoran las cifras del bus y el tranvía.

El trayecto del transporte público de Zaragoza hacia la ‘nueva normalidad’ será lento. Así lo anticipa al menos la evolución de los usuarios que están registrando el bus urbano y el tranvía. Después de un desplome de la demanda que llegó a alcanzar el 98% en los peores momentos del estado de alarma por la crisis del coronavirus, ahora ese descenso se sitúa en el 60%. El paulatino aumento de aforos permitidos con cada una de las nuevas fases de la desescalada, el cómputo de los viajes del personal sanitario –que ya no se beneficia del servicio sin coste–, y la mejora de las frecuencias están dando un empujón a las cifras, pero todavía queda camino por delante.

El descenso de usuarios se comenzó a notar días antes de la declaración del estado de alarma. El lunes 9 de marzo la demanda fue un 3,6% menor que el mismo día del año anterior, y el viernes 13 ese desplome ya era del 41,8%. A partir de ese fin de semana, las cifras fueron históricas por negativas. Por ejemplo, el Viernes Santo solo se subieron al bus 9.806 viajeros, frente a los 323.661 de 2019, es decir, un 97% menos. En el tranvía la situación fue similar y ese día solo subieron a los convoyes 1.289 personas, un 98,8% menos.

Hubo momentos incluso peores, si se atiende a los números absolutos y no al porcentaje de descenso. El día en que menos usuarios se subieron al bus fue el domingo 7 de abril, cuando solo validaron su viaje 7.458 personas. En el tranvía, también esa jornada, ni siquiera llegaron al millar de viajeros, y se quedaron en 982. Las restricciones de movilidad y el cierre de cualquier actividad que no fuera un servicio esencial causó esta anomalía en el transporte público de todas las grandes ciudades que, como consecuencia, tienen que lidiar ahora con un importante agujero económico.

Por ello, los ayuntamientos están intentando recuperar cuanto antes –siempre con las medidas de seguridad oportunas– unos niveles aceptables de usos. El cese de algunas restricciones conforme avanzan las fases de la desescalada está ayudando a esta causa. El aumento de aforos, la recuperación de las frecuencias y el fin de la gratuidad del transporte público para el personal sanitario han propiciado una paulatina recuperación de usuarios.

El bus, por ejemplo, entró en la fase 0 con un 85% menos de viajeros de lo habitual, en la fase 1 esa cifra bajó al 79% y en la fase 2, al 70%. El pasado lunes, primer día de la fase 3 –que entre otras mejoras permite utilizar todos los asientos–, el porcentaje de descenso se quedó en el 58,6% y logró 127.585 usuarios. El tranvía ha mostrado una tendencia similar y antes de ayer obtuvo 38.591 usos, un 59,3% menos que en 2019.

"Hay que recuperar la confianza, se están tomando todas las medidas de precaución"

Para la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, la demanda del transporte urbano «se está recuperando más rápido de lo que se estimaba». «Ha sido muy buena noticia que se hayan relajado los aforos. Una ciudad sin transporte urbano se colapsa», declara. «Hay que recuperar la confianza, animar a la gente porque se están tomando todas las medidas de precaución», defiende la edil, que confía en que a final de año los usos del transporte urbano apenas sean un 10% menores que en 2019.

El tráfico se dispara en los accesos a la ciudad

La reactivación de la mayoría de los sectores económicos del país, aunque sea de forma parcial, ha propiciado un aumento del tráfico rodado en las calles de las grandes urbes. Zaragoza no está siendo una excepción, y el número de vehículos en circulación ya es tan solo un 26% menor que antes de la declaración del estado de alarma, según los datos que maneja el área de Movilidad del Ayuntamiento.

Esta cifra, incluso, es mucho menor si se atiende a los accesos y carreteras de circunvalación de la capital aragonesa. Según el informe diario de la Dirección General de Tráfico (DGT), las salida y entradas a Zaragoza registraron ayer únicamente un 7% menos del tráfico habitual, una cifra que contrasta con otras grandes urbes como Málaga, donde todavía tienen un 34% menos de desplazamientos.

Respecto al interior del casco urbano, las estaciones de medición llegaron a detectar un descenso del tráfico de hasta el 77,8% a principios del mes de abril, cuando la ciudad se encontraba paralizada por la crisis sanitaria del coronavirus. Desde entonces, los vehículos han vuelto a tomar las calles poco a poco, conforme se iban reactivando los servicios y sectores. El 6 de mayo, por ejemplo, la circulación era un 59,3% menor, mientras que el pasado 3 de junio la cifra se quedó en el 26,2% de diferencia con un día habitual.

Calidad del aire

Como consecuencia, la calidad del aire, que mejoró notablemente durante el estado de alarma, ha vuelto a empeorar poco a poco. La capital aragonesa logró su mínimo de contaminación entre el 7 y el 17 de abril y a partir de ahí comenzó de nuevo el ascenso. En cualquier caso, y según explicó hace unos días Carmen Cebrián, responsable del Servicio de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Consistorio, los niveles todavía están lejos de las cifras habituales previos a la covid-19.

En este sentido, Zaragoza acaba de ser premiada por su labor a la hora de tratar de mejorar su calidad del aire. En concreto, la ciudad ha sido reconocida como la urbe mayor de cien mil habitantes más comprometida en este apartado por el jurado del ‘II Premio X Aire Limpio’, organizado por la Plataforma X Aire Limpio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión