Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

La nueva terminal de carga que debía estrenar el aeropuerto de Zaragoza en un mes se retrasa hasta 2022

Aena aún debe resolver el contrato con Acciona, al que negó una modificación que encarecía el coste. La obra, valorada en 3,6 millones, ni comenzó y requiere once meses una vez se adjudique de nuevo.

Dos aviones estacionados en la ampliación de la plataforma del aeropuerto, que ha pasado de 160.000 a 223.125 metros cuadrados.
Dos aviones estacionados en la ampliación de la plataforma del aeropuerto, que ha pasado de 160.000 a 223.125 metros cuadrados.
Aena

La nueva terminal de mercancías que el Aeropuerto de Zaragoza pretendía estrenar en un mes para descongestionar la acumulación de envíos internacionales tendrá que esperar hasta 2022. El ente público Aena adjudicó el contrato a Acciona en la primavera del año pasado, pero no llegaron siquiera a comenzar las obras y ahora habrá que empezar de cero, convocando una nueva licitación.

La intervención salió a concurso por 3,6 millones de euros, nueve empresas locales y nacionales presentaron ofertas y la mejor valorada fue la de la compañía de la familia Entrecanales, que optaba con una rebaja económica del 14,4% sobre el presupuesto de salida.

La planificación de Aena fijaba el inicio de los trabajos el 17 de junio de 2019 y acabarlos trece meses después, es decir, a mediados del próximo mes de julio. Sin embargo, el objetivo del ente público se torció antes de comenzar, ya que Acciona revisó el proyecto nada más lograr la adjudicación y reclamó sin éxito una modificación que encarecía la obra.

Fuentes oficiales del ente público indicaron a este diario que el proceso está en fase de resolución del contrato, paso previo para la nueva licitación. La pretensión de Aena era publicar la nueva convocatoria a lo largo de la primavera, pero el Gobierno central dejó en suspenso todos los procedimientos de contratación en el decreto con el que declaró el estado de alarma a mediados del pasado mes de marzo.

Suspensión levantada

El levantamiento de la moratoria en la tramitación de los procedimientos de contratación promovidos por entidades pertenecientes al sector público entró en vigor el pasado lunes, aunque por mucho que se corra ahora no se podrán adjudicar de nuevo las obras antes de fin de año.

Para empezar, aún hay que resolver el contrato con Acciona para proceder a publicar la nueva licitación, que a su vez requerirá unos meses para la presentación de ofertas y su posterior valoración técnica y económica. Y a partir de su adjudicación y la firma del acta de replanteo podrán comenzar los plazos a correr, que se establecieron en trece meses. De este modo, la nueva terminal y su futuro operador deberán esperar, en el mejor de los casos, hasta principios del año 2022.

Esta será la sexta terminal de carga de la que dispondrá el aeropuerto, que necesita con urgencia ampliar su capacidad de gestión de envíos ante el sostenido crecimiento de la demanda internacional, fundamentalmente de Inditex. Hasta que la pandemia ralentizó la actividad en todo el país, Zaragoza se había convertido en el segundo complejo del país por volumen de mercancías, desbancando al cierre de 2019 al de Barcelona al alcanzar las 182.659 toneladas. Además, concentra más del 10% de las exportaciones de Aragón y mueve mercancías por un valor de 1.221 millones.

Las actuales instalaciones suponen en torno a 31.000 metros cuadrados, un tercio de ellos edificados, y no dan abasto para gestionar los centenares de toneladas que se acumulan en los días punta, por lo que la dirección de Aena planificó la nueva terminal, de algo más de 3.000 metros cuadrados con cabida para uno o dos operadores.

Área ganada a la Base Aérea

La nave se levantará al oeste del complejo civil, en una parcela de 10.269 m2 que fue urbanizada en su día aprovechando las 70 hectáreas adquiridas al Ministerio de Defensa hace 15 años para atender los planes de expansión del aeropuerto.

Al igual que las dos que gestionan Grounforce Cargo y ACL, la nueva terminal tendrá acceso directo a la plataforma de estacionamiento de aviones para facilitar el trabajo. Y esto será posible gracias a su reciente ampliación, que situará a los aviones justo enfrente para efectuar su carga y descarga.

Según el proyecto encargado por Aena, hasta catorce vehículos podrán posicionarse al mismo tiempo en el área de muelles de la nave, cuyo diseño rectangular (con 77 metros de largo y 42 de ancho) está pensado para maximizar las operaciones. Al igual que las terminales existentes, funcionará como un almacén de tránsito para los envíos.

El trasiego de vehículos previsto será igualmente sustancial, por lo que se ha planificado una amplia zona para el movimiento de vehículos pesados y se van a habilitar una treintena de plazas para su estacionamiento.

La plataforma de estacionamiento de aviones se amplía un 40%

La reactivación del tráfico de pasajeros y mercancías en el aeropuerto llegará este verano con mayor capacidad para estacionar aviones gracias a la ampliación de la plataforma. Si hasta ahora había siete puestos de estacionamiento de cargueros y otros cuatro para aviones de pasajeros, ahora se han ganado tres adicionales para que aparque sin problemas el avión comercial más grande del mundo, el Boeing 747 de la serie 800.

Infraestructuras Conelsan acabó hace unas semanas las obras que han permitido ampliar la superficie en un 40%, de modo que se ha pasado de dispone de 160.000 a 223.125 metros cuadrados. Solo en esta actuación se han invertido 4,8 millones.

Esta ampliación era imprescindible para aceptar un mayor volumen de mercancías, dado que las operaciones se concentran en días concretos y la capacidad estaba al límite. En función de la temporada, cada semana se operan una treintena de vuelos, fundamentalmente en tres días, los martes, miércoles y sábados a 24 destinos internacionales. 

La sala de embarque y el control de viajeros ganarán espacio

La siguiente mejora que el ente público Aena acometerá en el aeropuerto de Zaragoza será la reforma de la terminal de viajeros para ganar un 21% de espacio en el área de embarque, que pasará de 404 a 488 metros cuadrados, y construir un nuevo núcleo de aseos. Además, se va a ampliar la zona dedicada al control de viajeros, dado que se van a instalar nuevos equipos de seguridad y se pretende agrandar la superficies para la espera de los viajeros, que casi se cuadruplicará.

Este expediente se licitó justo antes de la declaración del estado de alarma y su tramitación se paralizó, por lo que está pendiente de resolver su adjudicación. Las obras se licitaron por un importe de 1,98 millones de euros y se presentaron media docena de ofertas. El plazo de ejecución se ha estimado en diez meses, por lo que las mejoras en la terminal podrían estar listas para el verano del próximo año. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión