Despliega el menú
Nacional

TRANSPORTES

El aeropuerto de Teruel, uno de los mayores aparcamientos de aviones de Europa

El aeropuerto aragonés es una de las bases con mayor demanda en esta pandemia, que por ahora ha dejado 435 aparatos estacionados en España.

Avión A380 de Air France, al llegar al aeropuerto de Teruel.
Avión A380 de Air France, al llegar al aeropuerto de Teruel.
Antonio Garcia/Bykofoto

Los aviones no se contagian de coronavirus, pero han sufrido de forma espectacular los severos efectos de la covid-19 debido a las restricciones al transporte aéreo en casi todo el mundo. Y no solo por el cierre de fronteras, pues los vuelos nacionales también han bajado a mínimos.

El descenso comenzó a inicios de marzo con un pequeño -5% en Europa, según los datos de Eurocontrol (como se conoce en el sector a la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea). Pero el ajuste no paraba de crecer y cientos de vuelos se seguían cancelando. A mediados de ese mes la caída rozaba ya el -20%, y al cierre de todo marzo se podía hablar literalmente de desplome: -82,5% en el promedio semanal de viajes en avión respecto al mismo período de 2019.

Desde entonces poco más se ha movido, cerrando mayo con una media del -85,3%, esto es, si en un solo día de finales de mayo del año pasado se contabilizaban casi 32.800 vuelos en Europa, en la misma fecha de 2020 (el día 26 en este caso) ni siquiera alcanzaban la cifra de 5.600 (la mayoría de carga o sanitarios). Pero, ¿qué pasa con todos los aparatos que no surcan los cielos? De los 24.000 aviones que se estima hay en el mundo, 17.000 están aparcados.

Como se puede imaginar, quedan estacionados en tierra pero, igual que un coche parado mucho tiempo puede sufrir problemas mecánicos, en los aviones estas complicaciones se multiplican. No es solo aparcarlos sin más, aunque los aeródromos que los albergan tengan servicios de revisión, sino que hay que cubrir las zonas más sensibles (neumáticos y tren de aterrizaje, amen de girar las ruedas para que no se deformen), drenar el agua en los depósitos y reponer fluidos hidráulicos para prevenir el óxido, bloquear las cavidades donde puedan anidar animales, verificar sensores y motores, etcétera.

España es uno de los países mejor valorados en ese aparcamiento de aeronaves que supera el mero almacenaje. De hecho, el aeropuerto de Madrid-Barajas es el que cuenta hoy con un mayor número de inquilinos: 166 a 15 de mayo -Barcelona-El Prat alberga a 81-, uno más que el siguiente, Estambul. La mayoría son de fuselaje estrecho (92), aunque tiene otros 42 de cuerpo ancho (mayor capacidad de pasaje) y una decena de los aviones más grandes.

En realidad, España no es el mayor aparcamiento europeo de aviones, sino el cuarto -el quinto, con 435, si se toma también a Turquía (447) como hace Eurocontrol en su estadística-. Pero en términos relativos sí podría serlo, pues sus principales compañías de bandera con base en el país (como Iberia, Vueling o Air Europa) tienen menor tamaño que otras europeas. Es lo que ocurre en Reino Unido, el territorio con más aviones estacionados del Viejo Continente (913) porque cuenta con grandes aerolíneas como British Airways, Ryanair (el operador con más aparatos aparcados, 328 en todo el continente) o Easyjet. Y lo mismo en Alemania (666) con Lufthansa (el segundo con más aviones en tierra, 166), o Francia (457) con Air France.

Mantenimiento y reciclaje

Aunque sí existe un elemento diferencial en la Península, poco conocido hasta ahora. La Plataforma Aeroportuaria de Teruel (PLATA) es la mayor de Europa para el estacionamiento, mantenimiento y reciclado de aviones, aunque este destino -por otro lado muy rentable, pues se recupera el 94% del peso del avión para volver a usarlo en la industria aeronáutica- solo le suele esperar al 10% de sus inquilinos. Cada vez se ha ido especializando más en la segunda de esas tareas, que realiza un equipo especializado de la firma Tarmac, filial de Airbus y Suez.

Este aeródromo no tiene pasajeros -aunque los casi 36.000 habitantes de la capital turolense bien cabrían en los asientos de los 111 aviones que aloja ahora, con la expectativa de llegar a los 125 hacia mediados de junio. Eso supondría alcanzar su capacidad operativa máxima. Por ello planea una expansión a tres años vista, con hangares mayores y superar los 150 aparatos tras invertir 30 millones de euros. La meta sería llegar a 250 más adelante.

Propiedad del Gobierno aragonés y el ayuntamiento (se inauguró en 2013), aunque gestionado por terceros, su situación (una llanura a 1.000 metros de altura) y clima seco la hacen idónea como base de mantenimiento. Air France ya ha enviado allí dos de sus A-380, los mayores aviones del mundo con más de 500 pasajeros. Lufthansa prevé llevar hasta 17 Airbus 340-600, y British Airways ya mandó cinco Boeing-747. La lista no deja de crecer.

Medio billón de dólares en deudas y pendientes de las ayudas públicas

El transporte aéreo es uno de los sectores con peor panorama económico a corto y medio plazo a causa de la crisis provocada por el coronavirus SARS-CoV-2. La última estimación de su patronal mundial apunta unas pérdidas de 314.000 millones de dólares (casi 288.000 millones de euros), once veces más que su previsión inicial en febrero cuando empezó a temer por la extensión de la enfermedad.

Contempla que haya un desplome de la demanda del 95% respecto al cierre del año pasado, más del triple que la caída que sufrió tras los ataques terroristas del 11de septiembre de 2001 en Estados Unidos. La principal consecuencia, más allá de las pérdidas, es que la deuda de las aerolíneas crecerá un 20% hasta cerrar 2020 con una losa de 550.000 millones de dólares.

Más de la mitad del incremento (120.000 millones) de ese pasivo corresponderá a créditos públicos -la alemana Lufthansa, por ejemplo, está pendiente de un plan de rescate de 9.000 millones de euros-. Y eso que estas compañías únicamente tendrán que devolver 5,5 dólares de cada diez (123.000 millones) que les han prestado sus Estados.

"Será nuestro próximo desafío"

Las ayudas que han recibido, no obstante, 'solo' equivaldrían al 14% de sus ingresos en 2019, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo IATA, que agrupa a las principales 290 aerolíneas. Su consejero delegado, Alexandre de Juniac, admite que ese dinero "está ayudando a mantener la industria a flote", pero teme que termine "hundiendo" a algunas empresas y «alargue» la crisis del sector. "Será nuestro próximo desafío".

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios