Despliega el menú
Zaragoza

Tercer Milenio

infraestructuras

Más de 120 puentes y pasarelas cruzan las calles y ríos de Zaragoza

El Ayuntamiento destina 166.000 euros a trabajos de rehabilitación en el puente de La Almozara y en algunos pasos elevados del parque de Torre Ramona.

Esta semana se están llevando a cabo trabajos en las pasarelas de Torre Ramona.
Esta semana se están llevando a cabo trabajos en las pasarelas de Torre Ramona.
Ayto. Zaragoza

La fama se la llevan los de Piedra, el de Santiago o el del Tercer Milenio, pero son más de 120 los puentes y pasarelas dispersos por toda Zaragoza bien sea para unir las márgenes de los ríos o para cruzar carreteras, vías de tren e, incluso, plazoletas. Periódicamente se revisan y se procuran trabajos de mantenimiento que estos días vuelven a hacerse evidentes en varios puntos de la ciudad: las máquinas toman posiciones en las pasarelas del parque de Torre Ramona y en las estructuras peatonales de Gastón de Bearne. También se están haciendo trabajos en el puente de la Almozara, donde se repara un pequeño hundimiento en la zona del estribo junto a la plaza de Europa. “El muro se ha reforzado para fijarlo y se ha renovado la pavimentación de la acera y la propia barandilla. Además se han subsanado los desconchones que había en la parte inferior del tablero y en las impostas”, informan desde el área de Infraestructuras. La concejal Patricia Cavero explica que estos trabajos, muchos de ellos para solucionar filtraciones, suponen una inversión de 166.000 euros y permiten mejorar la seguridad de los conductores y los peatones que transitan por ellos.

Las brigadas municipales están revisando también tableros y reparando pequeños desperfectos en otras pasarelas como la de la calle de Tomás Higuera, en Las Fuentes, con unas labores que corregirán las filtraciones, o en el paso peatonal sobre el Canal Imperial en la calle de Gastón de Bearne, cuya barandilla estaba destrozada. También se reparan las juntas de dilatación de los puentes del Camino de la Estación, en Monzalbarba, el de alcalde Caballero y el del Puente del Pilar. En todos los casos, labores puntuales y preventivas de mantenimiento, sin que ninguna inspección haya concluido que había un peligro real en ninguno de los puentes de la ciudad.

Pero, ¿cuántos puentes hay en Zaragoza? Generalmente se tienen en cuenta apenas los del Ebro que son hasta quince en el término municipal de Zaragoza (31 en todo Aragón: desde Novillas hasta Mequinenza). Aunque parecen trece en el entramado urbano, hay que sumar los dos más extremos, que quedan fuera del casco urbano: uno une Alfocea con Monzalbarba y el otro está junto a La Cartuja. A este inventario podría sumársele la telecabina que se abrió en 2008 pero apenas tres años después dejó de prestar servicio y ya está desmontada. De hecho, los puentes -digamos- efímeros de Zaragoza darían para otro capítulo pues habría que hablar no solo los que Pontoneros tienden en sus prácticas, sino también los que se ven en antiguas imágenes como la pasarela de tablas del siglo pasado o, incluso, la popular barca del tío Toni.

[[[HA ARCHIVO]]] p155 F1.jpg
Imagen aérea del Ebro y el puente de Piedra en la década de 1970.
Heraldo

Sabido es que el puente “decano” que cruza el Ebro es el de Piedra, cuyas obras se iniciaron en 1401 y que reemplazaba a los que al parecer existieron en las épocas romana y musulmana. Solo ya entrado el siglo XIX empezó a tener compañía: primero, con el puente ferroviario que se construyó donde hoy está el de La Almozara y en 1895, con el de Hierro. Con el desarrollismo de los años sesenta del siglo pasado llegaron lo de Monzalbarba y, poco después, el de Santiago. La Expo de 2008 supuso otro importante empujón para trazar y construir pasarelas como la de Manterola o pabellones como el de Zaha Hadid.

Si sumamos a los puentes otras estructuras alzadas como pasarelas y pasos elevados son más de 120 las que inspecciona el área de Infraestructuras, si bien esta cifra suele crecer año tras año con nuevas incorporaciones. Pocos reparan, por ejemplo, en los del Corredor Verde, en los que solo atraviesan los trenes o en que, en realidad, (aunque esto no cuenta) todo el cubrimiento del Huerva por el centro de la ciudad (el río se pierde en Gran Vía y no resurge hasta el paseo de la Mina) vendría a ser como una enorme tapa sobre la que se diseñaron calles y plazas. Insisten en Infraestructuras en que los diagnósticos periódicos sobre los puentes de la ciudad no han detectado problemas estructurales y -acaso- la obra de mayor envergadura en este sentido fue la llevada a cabo en 2010 cuando se redactó un proyecto específico para abordar los daños en el puente de Hierro, con el que se reforzaron sus vigas metálicas.

Etiquetas
Comentarios