Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

Condenado por vaciar las cuentas de su mujer, hija y suegra y dejarlas en la indigencia

Un zaragozano admite que aprovechó la situación de vulnerabilidad de su familia para apropiarse de casi 54.000 euros. La devolución del dinero le permite reducir de 6 años a 17 meses la pena de cárcel.

El detenido extrajo dinero en cajeros de distintas localidades de la provincia.
El acusado utilizó varios métodos para apropiarse del dinero, que también sacó a través de cajeros.
Heraldo.es

Primero desvió dinero de un par de cuentas de sus suegros, de 84 y 85 años. Después se apropió de los ahorros que compartía con su esposa, enferma y con un 65% de discapacidad. Y finalmente hizo suyo el dinero que guardaba su hija, menor de edad, en la libreta del banco. Así, hasta hacerse con un total de 53.594 euros y dejar en la «total indigencia» a su familia, que tuvo que pedir ayuda a varios parientes para poder mantenerse. Por todo ello, la Fiscalía pedía inicialmente seis años de prisión para José María S. B., al que acusaba de un delito continuado de estafa y otro de falsedad documental. Sin embargo, el reconocimiento de los hechos y, sobre todo, la devolución íntegra del dinero, harán que la pena se vea sensiblemente reducida.De hecho, las partes ya han cerrado un acuerdo que fija la condena en 17 meses de prisión, a los que habrá que sumar multas por un importe de 600 euros y las costas del procedimiento.

Los hechos por los que la Audiencia Provincial iba a juzgar a este zaragozano se remontan al 10 de octubre de 2016, fecha en la que empezó a desviar dinero de dos cuentas bancarias de sus suegros en las que figuraba también como titular su mujer. El acusado se aprovechó de la graves enfermedades que padecían los padres de esta última –el hombre, ya fallecido, y su esposa, con Alzheimer–, así como del delicado estado de salud de su pareja para obtener los primeros 25.000 euros. Lo hizo mediante transferencias telemáticas, lo que impidió levantar sospechas entre su familia.

Pero no acabaron ahí las extracciones ilícitas de fondos, ya que, entre febrero y abril de 2017, José María S. B. dispuso de otros 21.891 euros de otra cuenta de sus suegros. En ella estaban autorizados su esposa y un cuñado, y cuando este le entregó una tarjeta para que se la diera a la primera, en lugar de hacerlo, la utilizó para sacar dinero sin conocimiento ni autorización de los titulares.

Durante aquellos días, el encausado hizo suyos otros 1.500 euros que su cuñado le entregó en mano para que se los diera a su pareja. Y la misma cantidad sacó de una libreta en la que su hija guarda sus ahorros. De hecho, dejó esta con un saldo pírrico de 2,92 euros. No conforme con ello, José María S. B. giró nueve recibos por un importe de 4.077 euros con cargo a una cuenta de la que era titular el matrimonio, para ingresar después dicho dinero en otra cuenta a nombre de una sociedad limitada de la que él era el único administrador. Una vez más, sin el consentimiento de su mujer.

Obviamente, cuando la esposa supo lo que había estado haciendo su marido no solo se querelló contra él sino que solicitó el divorcio. El hombre, al que defiende Javier Osés, tenía embargada la nómina, pero al devolver todo lo que debía, le han retirado el embargo y la acusación particular, a cargo de Alberto Perulán, se ha retirado de la causa.

Etiquetas
Comentarios